Jul
03
2019

Se lanza Campaña Antifraude “Que no le echen cuentos”

Con el objetivo de prevenir a las víctimas y a la población en general de irregularidades que se convierten en delitos sancionables por la ley, la Unidad para las Víctimas lanzó su estrategia de indagación y prevención del fraude. La entidad analizó el Registro Único de Víctimas y determinó que cerca de 15.000 registros presuntamente presentaban inconsistencias, de los cuales, después de la revisión, se han excluido 6.177 casos que corresponden a más de 34.000 personas por alguna irregularidad en la información para su inclusión.

BOGOTÁ, D.C.BOGOTÁ, D.C.

La Unidad para las Víctimas lanzó su campaña contra el fraude “Que no le echen cuentos”, con el fin de hacer seguimiento a los hechos que pueden representar delitos que atenten contra la política pública de víctimas y directamente que afecten a las mismas.

El anuncio fue hecho por el director General de la entidad, Ramón Alberto Rodríguez, quien recordó que la estrategia de prevención contra el fraude pretende no solo detectar registros falsos de víctimas sino prevenir frente a intermediarios que pueden aprovecharse económicamente de las víctimas.

Rodríguez recordó que todos los trámites con la Unidad y con todas las entidades del Sistema Nacional de Atención y Reparación Integral a las Víctimas SNARIV, son gratuitos y no requieren intermediarios. Además, les reiteró a quienes buscan ser incluidos como víctimas, que siempre deben decir la verdad, porque hacerse pasar por falsa víctima es un delito y que se debe hacer buen uso de las ayudas y la indemnización que el estado ha implementado en su beneficio.

Asimismo, reveló que “a junio de 2019 se registraron un total de 6.796 quejas, de las cuales 2.402 han sido denunciadas ante la Fiscalía, el 76% corresponde a presuntas falsas víctimas por los delitos de falso testimonio, fraude procesal y fraude en el Registro Único de Víctimas. El restante 24% corresponde a los delitos de estafa, falsedad en documentos, fraude de subvenciones, falsedad personal, entre otros”.

Los departamentos donde se registró el mayor número de quejas fueron Cundinamarca (1320), Antioquia (1315), Valle del Cauca (505), Huila (417), Tolima (364), Nariño (323), Magdalena (310), Bolívar (290), Norte de Santander (237), Risaralda (196), Santander (188), Cauca (163) y Cesar (131).

Sobre las víctimas falsas, el director de la Unidad aseguró que “seguimos en la depuración del Registro Único de Víctimas y podemos decir que pueden estimarse en cerca de 200.000. Iniciamos la depuración con cerca de 15.000 registros que presuntamente presentaban inconsistencias, de los cuales a la fecha se han excluido 6.177 casos que involucran a más de 34.000 personas. La Unidad para las Víctimas denunciará la inscripción fraudulenta ante la Fiscalía General de la Nación para que se inicien las investigaciones correspondientes, entidad que entrará a acompañar y apoyar nuestra campaña antifraude”.

“La modalidad de víctimas falsas implica la existencia de falsos testimonios o declaraciones sobre circunstancias de tiempo, modo y lugar que rodearon los hechos victimizantes. Generalmente en esta modalidad se pretende cobrar ayudas humanitarias o indemnizaciones. En algunos casos hemos identificado redes de tramitadores que cobran porcentajes o exigen sumas de dinero para estructurar este tipo de falsedades y luego cobrar las medidas que entrega la Unidad, aun acudiendo a acciones de tutela, en las cuales igualmente hacen incurrir en error a los jueces para el reconocimiento de dichas medidas”, dijo.

Principales Irregularidades

La Unidad ha identificado y detectado organizaciones fachada que contactan a las víctimas con el fin de prometer subsidios, indemnizaciones, vivienda y todo tipo de beneficios, lo que se constituye en el delito de estafa.

En Pereira, por ejemplo, una organización logró provecho ilícito de 36 víctimas incluidas en el Registro de la Unidad, logrando captar más de 700 millones de pesos, por este hecho fueron capturados cuatro integrantes del grupo, entre ellos el líder de la organización.

El 24 % de las denuncias presentadas por la Unidad para las Víctimas corresponde a falsificación de documentos y acceso abusivo a las bases de datos de la entidad.

En esta modalidad, la Unidad ha identificado la existencia de redes u organizaciones de tramitadores inescrupulosos que exigen importantes porcentajes del valor de la atención humanitarias o indemnizaciones administrativas a que tienen derecho las víctimas, bajo la supuesta gestión para priorizar el pago a sus beneficios.

En otros casos, se la logrado identificar y denunciar la existencia de organizaciones con distribución de roles tendientes a falsificar documentos de identificación (cédulas de ciudadanía), cartas de reconocimiento de las medidas de indemnización administrativa que entrega la Unidad para las Víctimas, y personas que haciendo uso de los documentos falsos materializan el cobro de las medidas de asistencia y reparación.

En esta modalidad es común el acceso abusivo a las bases de información oficiales de la Unidad para las Víctimas.

Con el apoyo decidido de la Fiscalía General de la Nación, el Cuerpo Técnico de Investigaciones – CTI y la Dirección de Investigación Criminal e Interpol – DIJIN, en el departamento de Antioquia y Bogotá se han logrado 56 capturas en las cuales se han visto involucradas redes de tramitadores.

A la fecha se reporta con 16 personas condenadas por los delitos de concierto para delinquir, acceso abusivo a un sistema informático, violación de datos personales agravados y fraude procesal.

Acciones de la Unidad

  1. Se avanza en la revisión del Registro Único de Víctimas con la finalidad de identificar la inscripción fraudulenta en el mismo y así iniciar el proceso administrativo de exclusión.
  2. La Unidad para las Víctimas de conformidad con el convenio suscrito con la Policía Nacional, en la actualidad está fortaleciendo los canales de seguridad informática de todas sus bases de datos.
  3. La Unidad para las Víctimas junto con los operadores bancarios, fortalecen las medidas de seguridad para garantizar que los pagos de las medidas de asistencia e indemnización lleguen a su verdadero destinatario.
  4. Se realiza el intercambio de información constante y actualizado entre la Unidad para las Víctimas y la Registraduría Nacional del Estado Civil, lo que fortalece la individualización de los beneficiarios de nuestras medidas.
  5. Junto con la Policía Nacional se desarrollan mecanismos para robustecer la capacidad de reacción frente a hechos delictivos que vulneren los derechos de las víctimas.
  6. Teniendo en cuenta la importancia de la prevención, la Unidad para las Víctimas ha desplegado una serie de acciones dirigidas a los funcionarios de la entidad, a víctimas del conflicto armado y sociedad en general con el objetivo de sensibilizarlos frente a la comisión de presuntas conductas irregulares a que están expuestas, y para ello ha implementado el relanzamiento de la campaña “Que no le echen cuentos”, que pretende alertar a las víctimas sobre personas inescrupulosas que buscan un beneficio de los pagos a que tienen derecho, y de otro lado, a los funcionarios sobre las conductas punibles en que pueden incurrir por el manejo irregular de la información confidencial.

OFICINA DE COMUNICACIONES