Nov
16
2018

Aprobado primer plan de retorno étnico en Putumayo

Ocho meses duró el proceso de aprobación de retorno para el resguardo indígena Murui de Agua Negra, cuyos miembros habían sido desplazados a Puerto Leguizamo, Puerto Asís, y Ecuador.

PUTUMAYOPUERTO LEGUÍZAMO

En las instalaciones del palacio municipal de Puerto Leguízamo se aprobó por unanimidad de las 13 instituciones del estado que integran el Comité Municipal de Justicia Transicional el primer plan de retorno étnico del Putumayo.

Son 24 las familias del resguardo indígena Murui que recibieron con alegría la aprobación del Primer Plan de Retorno Étnico del departamento, tras un proceso que inició en abril y finalizó el 15 de noviembre.

El proceso de concertación se realizó entre las instituciones del Estado y entidades tradicionales indígenas del pueblo Murui, con el respaldo de la Agencia de la Onu para los Refugiados (Acnur), como lo estipula el decreto 4633 de 2011.

“Fuimos atropellados por la violencia, fuimos desalojados por el conflicto armado. Hoy, gracias al plan de retorno étnico, nos sentimos seguros de las garantías que nos ha brindado el gobierno nacional”, expresó Yeison Manuel Estrada Zambrano, Taita Gobernador del cabildo indígena Murui de Agua Negra.

Andrés Felipe Capera Oyola, licenciado en educación comunitaria con énfasis en derechos humanos, quien se desempeña como consultor del plan, indicó que entre 2005 y 2012 la violencia generada por los actores armados azotaba la comunidad indígena Murui, “quienes al verse vulnerables se fueron desintegrando y desplazando gradualmente a municipios como Puerto Leguizamo, Puerto Asís y al vecino país del Ecuador”. Por eso celebra que ahora vuelvan a su territorio de origen, en Agua Negra, y aprovechó la ocasión para hacer un llamado al gobierno nacional para que no es olvide de los pueblos indígenas.

La formulación del plan contó con dos momentos importantes: primero, la caracterización socioeconómica de los hogares, que contó con el acompañamiento y la asistencia técnica de la Unidad para las Víctimas; y luego un taller de diagnóstico territorial y comunitario, que tuvo la asistencia tanto de las instituciones como de la comunidad.

El profesional de retorno y reubicaciones Parménides Rojas, quien estuvo de cerca en este proceso, afirmó que fueron ocho meses de trabajo para lograr la aprobación de retorno para el resguardo indígena Murui de Agua Negra.