Jun
19
2019

Víctimas le mostraron al país el camino hacia su reparación

A través de una experiencia única en la subregión de Urabá-Darién (Antioquia-Chocó), las víctimas fueron las protagonistas en el cierre de la Estrategia de Convivencia y Paz realizado en el municipio de Carepa, en un espacio que les permitió mostrar y compartir con los demás sobrevivientes, sus vivencias en esta estrategia que abordó las diferentes medidas de reparación como la rehabilitación desde la recuperación emocional, medidas de satisfacción, dignificación y la reconstrucción de su memoria.

ANTIOQUIACAREPA

En el Coliseo Cubierto de Carepa, se dieron cita alrededor de 450 sobrevivientes para efectuar el cierre de la estrategia Convivencia y Paz, a través de un escenario interactivo y un conversatorio, las víctimas le mostraron al país cómo es el camino hacia la reparación integral.

Al evento de apertura, asistieron representantes de la institucionalidad local, nacional e internacional, incluyendo al director General de la Unidad para las Víctimas, Ramón Rodríguez; los alcaldes de los municipios de Apartadó, Carepa y Turbo en Antioquia y Acandí, Carmen del Darién y Riosucio en Chocó; y la Jefe de Misión de la OIM en Colombia, Ana Durán Salvatierra.

Cada espacio, fue cuidadosamente adecuado por la Unidad para las Víctimas, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), con el apoyo del Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Sostenimiento de la Paz, para permitir a los participantes interactuar con las etapas de la estrategia y las medidas de la ruta de reparación.

La estrategia, que inició en el 2017, permitió que 4.500 víctimas del conflicto armado en Urabá-Darién, accedieran desde un enfoque psicosocial, a las diferentes medidas de rehabilitación, satisfacción, dignificación, reconstrucción de la memoria, y la medida de indemnización, en los municipios de Turbo y Carepa, y Carmen del Darién, Acandí, y Riosucio.

Durante el evento de cierre, en un recorrido por las instalaciones, se permitió conocer la experiencia que las víctimas quisieron mostrar en cada etapa de la estrategia, involucrando objetos, sonidos significativos, los cuales surgieron y evocaron su memoria, contar las vivencias de lo que pudieron recuperar a través de este proceso.

Dentro de las etapas de este acompañamiento integral, se hallaba la exposición de productos, fruto de los proyectos productivos que se lograron materializar mediante la orientación en el ahorro y la planificación financiera de los recursos recibidos de la medida de indemnización administrativa, un paso que les permitió trascender lo simbólico.

En el conversatorio, denominado Mi Paso por Convivencia y Paz, las víctimas se apropiaron del escenario y narraron a viva voz su experiencia.

Hugo Lucumí, proveniente del Cauca dijo que “por medio de esta estrategia se puede decir que también llegó la paz a nuestro pueblo, y estas manifestaciones culturales son gracias a esos procesos especialemente a la estrategia en Convivencia y Paz”.

Por su parte, Gloria Bailarín expresó que “como emberá me sentí que fuí tenida en cuenta, esta estrategia a mí me permitió seguir adelante con mis hijos y con lo que hago que son las artesanías”.

El director de la Unidad para las Víctimas, Ramón Rodríguez, afirmó que este proyecto “permitió generar confianza entre los sobrevivientes y el Estado colombiano, con la tarea de promover un uso socialmente responsable de la indemnización administrativa, trabajando de la mano con las instituciones locales en la mitigación de posibles riesgos sociales, en el medio ambiente y la sostenibilidad de los resultados una vez finalizado el proyecto”.

Santiago Quiñonez, del fondo multidonante, también agradeció el trabajo con los sobrevivientes. “De parte de las Naciones Unidas, decirles gracias a las víctimas por habernos permitido acompañarlos en este proceso, siempre hemos dicho que las víctimas están en el centro", concluyó.

Los visitantes pudieron apreciar las historias de estos de estos valientes que transformaron el dolor en arte, sonrisas, música, ya que es la primera vez en Urabá-Darién que, en un escenario como este, se recrea paso a paso el camino hacia la reparación integral.

Cada rincón de esta exposición, las bitácoras viajeras, el espiral, el árbol de la vida, las fotografías, las canciones, entre otros elementos simbólicos, reflejaron el sello propio de cada sobreviviente, la huella imborrable de las víctimas que le muestran al país que hay esperanza, y que no quieren ser olvidadas.

La exposición que se encuentra instalada en el Coliseo Municipal de Carepa, continuará abierta al público en general ‪el día 20 de junio‬ en horario ‪9:00 A.M.‬ ‪a 4:00 P.M.‬ Los asistentes podrán conocer de primera mano las memorias, vivencias y testimonios de las víctimas del conflicto en su proceso de reparación.

(Fin/DFM/CYT/LMY)