Jun
01
2022

Mujeres de El Tigre (Putumayo), una mirada hacia el perdón

Al conmemorar el Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres Víctimas de Violencia Sexual, 30 mujeres de la asociación Violetas de Paz participaron en una jornada denominada “ritual de juntanza”.

PUTUMAYOMOCOA

De la masacre ocurrida en la inspección El Tigre en el año 1999 quedaron innumerables y dolorosas secuelas en víctimas que perdieron a sus seres queridos, pero también mujeres abusadas sexualmente para quienes aún hoy es difícil hablar de ese doloroso episodio.

En la conmemoración del Día Nacional por la Dignidad de las Mujeres Víctimas de Violencia sexual, a través de un taller psicosocial, se realizó la conmemoración de esta fecha con 30 mujeres de la asociación Violetas de Paz.

Se realizó un círculo de la palabra, donde cada una de ellas resaltó las cualidades de sus compañeras y luego hubo un espacio para compartir experiencias, vivencias y afrontamientos, entre otros según el director territorial en Putumayo, Germán Narváez, quien acompañó la jornada.

También plasmaron, a través de dibujos y mensajes, sus principales gustos, valores y aspectos positivos para luego socializar en una mandala que, aunque fueron situaciones difíciles de afrontar, hoy son mujeres en pie de lucha, que no se quedaron mirando el pasado, sino que, con la frente en alto, continuaron luchando por sacar adelante a sus familias.

Para María Ruby Tejada, presidenta de la asociación, este fue un espacio muy significativo que les permitió realizar el acto denominado juntanza. “Nos reunimos 30 mujeres y lo hicimos con mucha grandeza, compartimos ideas, pensamientos, nuestro sufrimiento, pero no en tristeza sino en sabiduría, grandeza, humildad, hermandad y se trabajó para expresar nuestros sentimientos más profundos”.

Otra de las participantes en la jornada fue Yeni Chachinoy, quien aseguró que la actividad se desarrolló como una manera de expresar, además de lo sucedido en el pasado, qué sentimientos les generan esos recuerdos y de qué manera se podría trabajar en el perdón. “Me ayudó mucho para fortalecerme espiritualmente, para despegarme de muchas cosas reprimidas; es como buscarse uno mismo el perdón para renacer y seguir adelante y perdonar a todos lo que nos han ofendido”, concluyó.

(FIN/JES/COG)