Mayo
20
2020

21 de mayo, un homenaje a la memoria histórica de la población afro

A través de la Ley 21, del 21 de mayo de 1851, Colombia abolió la esclavitud, sin embargo, el Día Nacional de la Afrocolombianidad fue establecido de manera formal en la Ley 725 de 2001.

BOGOTÁ, D.C.BOGOTÁ, D.C.

Este 21 de mayo, la Unidad para las Víctimas se vincula a la celebración del Día Nacional de la Afrocolombianidad, una conmemoración que contribuye a la transformación de los imaginarios y de aquellas prácticas que promueven el racismo y la discriminación hacia las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras que han sido víctimas del conflicto armado.

De conformidad con la Ley 725 de 2001, esta fecha reconoce “la plurietnicidad de la nación colombiana y la necesidad que tiene la población afrocolombiana de recuperar su memoria histórica”.

La Unidad para las Víctimas contribuye a la reparación integral y a la dignificación de esta población, y promueve el respeto y la protección de sus derechos fundamentales. La entidad resalta el respeto por la diversidad y la cultura de los afrodescendientes y su contribución al desarrollo de la sociedad colombiana.

De acuerdo con el Registro Único de Víctimas (RUV), con corte al 31 de marzo de 2020, las personas registradas pertenecientes a pueblos y comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras, suman 1.137.307, lo que equivale a cerca del 13 por ciento del total de víctimas incluidas en dicho registro. De estas, 1.119.750 son de pertenencia étnica negra o afrocolombiana.

La Unidad, a través de la Dirección de Asuntos Étnicos, trabaja en el marco de los decretos Ley específicos para la población afrocolombiana, indígena y rrom. En el caso de la primera, se trata del Decreto Ley 4635 de 2011, por el cual se dictan medidas de asistencia, atención, reparación integral y de restitución de tierras a las víctimas pertenecientes a comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras.  

Para garantizar una adecuada atención, la entidad cuenta con un Modelo de Gestión de los Asuntos Étnicos, que permite la inclusión del enfoque diferencial étnico desde un componente presupuestal y estratégico. “Tenemos un modelo para la gestión de lo étnico, ese modelo es un referente que nos ayuda a avanzar de manera sostenida en temas de atención y reparación a víctimas con enfoque étnico, con sus particularidades, con sus tradiciones, con su cultura, con su cosmovisión, entre otras”, señala Luz Patricia Correa, directora técnica de Asuntos Étnicos.

Con las comunidades afrocolombianas, la Unidad ha tenido importantes avances. En cuanto a retornos y reubicaciones se ha hecho el acompañamiento en la formulación y aprobación de 73 planes de retornos en 18 municipios de cinco departamentos: Bolívar, Cauca, Chocó, Nariño y Valle del Cauca.

En 2019, se garantizó el acceso a las medidas de rehabilitación psicosocial, satisfacción y garantías de no repetición a 1.919 adultos con pertenencia étnica afrocolombiana.

La Unidad también registra avances con 14 sujetos de reparación colectiva.  Se resalta el progreso del Consejo Comunitario de Cacarica, en Urabá, como caso emblemático. En cuanto a la asistencia técnica en la formulación de los Planes de Reparación Colectiva, se realizaron 23 acciones de acompañamiento técnico en ocho sujetos, ubicados en los departamentos de  Antioquia, Bolívar, Cauca, Cesar, Chocó, Nariño, Valle del Cauca, Córdoba, Magdalena y Putumayo, de los cuales doce llegaron a la protocolización de su Plan Integral de Reparación.

La Dirección de Asuntos Étnicos viene implementando planes específicos de prevención y protección con estas comunidades en los departamentos de Cauca, Nariño, Cundinamarca, Chocó y en la región de Urabá.

Lo que sigue para el 2020

De acuerdo con la directora, la Dirección de Asuntos Étnicos continuará trabajando en los planes específicos de prevención y protección con comunidades de los departamentos de Cauca, Nariño, Cundinamarca, Chocó y en la región de Urabá, una vez se levante la emergencia por COVID-19.

La Unidad también continúa coordinando la atención de las emergencias especiales en todos los temas étnicos y las emergencias humanitarias de estas comunidades, con aplicación de las medidas establecidas durante la emergencia de prevención COVID-19.

Asimismo, Luz Patricia Correa anunció la implementación de una nueva herramienta de trabajo con las comunidades afro: “Acabamos de diseñar una nueva intervención que tiene que ver con algo que hemos denominado Esquema Especial de Acompañamiento, medios de vida y armonización, que busca identificar prácticas culturales, comunitarias y espirituales, de tal manera que se pueda garantizar la supervivencia cultural y física en los territorios”.

Las comunidades afrocolombianas han logrado resistir el conflicto. La cultura, las tradiciones, el arte y los saberes de estos pueblos han sido el soporte de su fortaleza y su capacidad para afrontar las adversidades.

(Fin/AVA/LMY)