Logo de Gobierno en Línea
Escudo de Colombia y texto de la Unidad para las Víctimas

Con casi 20.000 millones de pesos son reparadas víctimas del conflicto armado en Medellín y el Valle de Aburrá

En Medellín, Antioquia, la Unidad para las Víctimas realizó el acto de reparación individual más cuantioso de este año en el departamento. Se entregaron indemnizaciones a más de 2.000 víctimas del conflicto armado.

Entrega de indemnizaciones en Medellín, Antioquia.

En Medellín se cumplió el acto de reparación a víctimas del conflicto armado más grande de 2023 de la Unidad para las Víctimas en la dirección territorial de Antioquia, como parte de tres jornadas consecutivas de notificación de indemnizaciones por un valor de 19.702 millones de pesos a 2.063 víctimas residentes en el Valle de Aburrá.

La mayoría de estas víctimas que reciben la medida de reparación económica, sufrieron el desarraigo tras sufrir desplazamientos forzados, muchos de sus familiares fueron asesinados, desaparecidos o porque ellos mismos sobrevivieron a secuestros, torturas, delitos sexuales y lesiones que causaron discapacidad, por ataques de grupos armados.

Una de las personas que hoy son reparadas como reconocimiento a su resiliencia es Andrea Echavarría.

Ella no olvida cuando hace 26 años, varios hombres armados irrumpieron en su casa en Tarazá: “Me apuntaron con unas armas en la cabeza y me dijeron que se iban a llevar a mis hijos. Yo no lo iba a permitir y les dije que para quitármelos me tienen que matar primero a mí”.

La valiente madre logró evitar el reclutamiento de sus hijos adolescentes, pero la amenazaron para que saliera del pueblo en un plazo de dos horas.

Desde ese momento comenzó la lucha incansable de una madre cabeza de familia para sobrevivir con sus hijos en varios municipios. Primero en Zaragoza y, luego en La Caucana e Ituango, volvió a sufrir el desplazamiento por la violencia.

“Yo perdí mi casa y todo, salí con una maleta para cinco personas. Lo más importante fue que salvé la vida de mis hijos”, relató al recordar su acto de valentía y amor.

Ahora reconstruye su vida en Medellín. Por eso, ella sintió satisfacción cuando recibió la carta de indemnización económica, de las manos de la directora de la Unidad para las Víctimas, Patricia Tobón Yagarí.

“A pesar todos los sufrimientos, esta es una ayuda que hay que aprovecharla al máximo y mi pensado es construir una vivienda para mis hijos y para mí”, afirmó Andrea.

Reconocimiento a la resiliencia

Por su parte, frente a centenares de personas citadas en el Punto de Atención a Víctimas de Belencito, la directora de la Unidad para las Víctimas, Patricia Tobón Yagarí, indicó que durante este año, la entidad ha entregado 22.402 indemnizaciones a víctimas del conflicto armado en Antioquia, con una inversión de 234.361 millones de pesos.

Además, afirmó que: “Debo reconocerles, como víctimas del conflicto armado, la resiliencia y fortaleza que han tenido para sobreponerse frente a la situación vivida. Y agradecerles por esa oportunidad que le han dado al país muchas veces en la construcción de la paz y que siga avanzando por los derechos de las víctimas”.

Por último, reiteró que fue presentada “una propuesta al Congreso para buscar nuevas fuentes de financiación para avanzar con la medida de indemnizaciones”, con el fin de superar los rezagos con esta medida de reparación.

Entre miércoles y jueves de esta semana se realizan otras dos jornadas: una con enfoque diferencial étnico para indemnizar a 180 a afrocolombianos en Medellín, además de otras 483 víctimas de los municipios del Aburrá Norte y Sur.

Para procurar la inversión adecuada de esos recursos con vocación reparadora, la población fue orientada con la oferta interinstitucional para superar la vulnerabilidad que les causó el conflicto armado, en temas de vivienda, educación superior, ahorro, pensiones, fortalecimiento o emprendimiento para la generación de ingresos.

En la Unidad para las Víctimas “Cambiamos para servir” con el objetivo de seguir trabajando en acciones de cara a la implementación de una política que contribuya a la superación de los rezagos, brinde una reparación transformadora y le permita a quienes han padecido el conflicto armado acceder efectivamente a sus derechos.