Planes de acción para mujeres

Mujeres víctimas y violencia sexual

Como parte del fortalecimiento para la incidencia en la política pública, la Unidad para las Victimas desarrolló una estrategia de formación y empoderamiento a las mujeres víctimas, con la cual se buscó aportar herramientas que facilitaran la apropiación de la política pública de mujeres, el conocimiento y la elaboración de observaciones o sugerencias a las rutas y programas dirigidos a las mujeres víctimas, la formulación de los planes de acción de mujeres en el marco del Auto 092 y su incidencia en la construcción de la paz con mirada de mujer víctima.

La estrategia de formación capacitó a 500 lideresas de las mesas de participación departamentales, municipales, y de las organizaciones de víctimas, logrando fortalecer las capacidades de incidencia las mujeres representantes de las mesas de participación de víctimas y de lideresas en diferentes procesos.

Esta actividad se ejecutó con la participación de las organizaciones nacionales de mujeres como Sisma Mujer, Ruta Pacífica, Casa de la Mujer, Mujeres por la Paz, Área Mujer de CODHES y el IIDH; así mismo ha contado en varias oportunidades con el apoyo de la Defensoría del Pueblo, MAPP-OEA, ONU Mujeres y el PNUD quienes apoyaron la estrategia de capacitación facilitando herramientas pedagógicas y material didáctico para una mejor comprensión de rutas y derechos establecidos por la Constitución, la Ley y la normativa internacional, el reconocimiento de los instrumentos internacionales para la garantía y protección de los derechos de las mujeres y de las mujeres víctimas permitió profundizar el proceso formativa universalizando conceptos y herramientas.

Actividad de formación

Año

Participantes

Lugar

Diplomado Derechos Humanos, Política Pública para las Mujeres y Oferta Institucional

2013

Delegadas departamentales de mujeres

Paipa Boyacá y Bogotá D.C

Curso de formación para la evaluación del plan de acción de mujeres víctimas y curso para la acción de mujeres víctimas de violencia sexual

2014

Delegadas mesas departamentales y municipales del enfoque mujeres, del hecho victimizante violencia sexual y representantes de organizaciones de mujeres

Departamental: 32 ciudades capitales y Bogotá.

Curso de formación para la acción de las mujeres víctimas en el territorio

2015

Delegadas mesas departamentales y municipales del enfoque mujeres, y del hecho victimizante violencia sexual

Regional: Medellín-Bogotá-Buga-Barranquilla-Villavicencio.

Taller contextos de los derechos de las mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del acuerdo de paz.

2016

Delegadas mesas departamentales del hecho victimizante violencia sexual

Bogotá

Curso de formación para el seguimiento del tema de género en el acuerdo de paz

2017

Delegadas mesas departamentales  del enfoque mujeres, y del hecho victimizante violencia sexual

Bogotá

Diplomado Participaz la Ruta de los Derechos de las Mujeres

2017

Mujeres de mesas de víctimas, de organizaciones de mujeres

Zarzal Valle, Ibagué Tolima, Villavicencio Meta, Santa marta magdalena.

Además, con el propósito de desarrollar y fortalecer competencias cognitivas e instrumentales que permitieron construir propuestas en búsqueda de la realización de sus derechos a la verdad, justicia, reparación integral y garantías de no repetición se realizaron actividades de formación en torno al acuerdo de paz que permitieran seguimiento a los temas relacionados con los derechos de las víctimas, la reconciliación y el aporte como constructoras de paz a nivel social, familiar y comunitaria.

Actividad de formación

Año

Participantes

Lugar

Curso Protección de la violencia sociopolítica

2014-2016

Mujeres integrantes de la mesa nacional, delegadas departamentales y lideresas

Bogotá

Taller de formación para el fin del conflicto: La Paz Tiene Nombre de Mujer.

2015

Delegadas departamentales del enfoque mujer y del hecho victimizante violencia sexual

Cartagena, Bolívar

Curso de habilidades para la paz de ONU Mujer con el apoyo de la Unidad para las Víctimas.

2015

Delegadas departamentales del enfoque mujer

Bogotá y en ciudades  capitales las mujeres lideraron el desarrollo de  Mini cursos

Taller Campaña No es Hora de callar

2017

Mujeres de mesas departamentales, municipales y lideresas

Tumaco, Nariño

Taller para la construcción de propuestas de mujeres víctimas en el marco del punto 5 del acuerdo final

2017

Delegadas departamentales del enfoque mujer, representantes de procesos de reparación colectiva, organizaciones de mujeres nacionales.

 

Taller para la documentación de casos en el marco de la JEP y la comisión de la Verdad.

2017

Delegadas departamentales del enfoque mujer, LGBTI, y del hecho victimizante violencia sexual

Bogotá en el marco de la Semana de Enfoques Diferenciales

Entre tanto, la elaboración y el seguimiento del Conpes 3784 para la Mujer Víctima, contó con la presencia y participación de las delegadas nacionales de mujeres de la Mesa Nacional de Participación de Víctimas, en las diferentes instancias que se facilitaron, para ello las delegadas expresaron sus opiniones y propuestas, destacándose la necesidad de contar con informes territorializados para un seguimiento oportuno y eficaz del Conpes.

Las organizaciones de mujeres víctimas, las delegadas de mujeres y violencia sexual de las mesas departamentales participaron en la discusión y exigencia del tema de género en el Acuerdo de Paz, dada la afectación diferenciada del conflicto en las mujeres colombianas, especialmente en el uso de su cuerpo como botín de guerra, el tema de la maternidad y de la violencia sexual

Como un aporte a la sensibilización, la reconciliación y el empoderamiento del tema de género en la construcción de la paz, se diseñó y realizó la Campaña Nacional La paz Tiene Nombre de Mujer, la cual llegó a los territorios con la participación de varios artistas entre ellos, la Negra Grande de Colombia, quien además de su talento es víctima del conflicto armado.

Así mismo participaron en la selección de las mujeres delegadas a la Instancia Especial para contribuir a garantizar el enfoque de género en la implementación del Acuerdo Final, con un ejercicio democrático liderado por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz, lográndose la elección de una mujer víctima de Montes de María-Bolívar en representación de la mujer víctima colombiana.

Para la garantía de la prevención y la protección de las mujeres víctimas y sus organizaciones, las mujeres víctimas en un proceso de elección democrática a nivel nacional liderado por el Ministerio del interior, eligieron como delegada de mujer víctima al CERREM de mujeres a la representante del departamento de Caldas; este espacio evalúa las medidas de protección que se debe tomar para la protección y la defensa de la vida de las mujeres, su núcleo familiar y sus organizaciones.

En el marco del Auto 007 de 2015 de la Corte Constitucional, las mujeres víctimas de las mesas de participación están representadas en el comité Interinstitucional por las dos delegadas nacionales, en esta instancia presentan sus propuestas y observaciones sobre la política de recuperación emocional establecida como un programa del gobierno para salvaguardar la salud y la integridad de las víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado.

En el marco del fortalecimiento de la participación de las mujeres víctimas se han realizado encuentros regionales y nacionales de las mujeres víctimas integrantes de las mesas departamentales y mujeres, y delegados víctimas de violencia sexual anualmente, en los cuales se evalúan la política pública, se establecen recomendaciones y se define plan de trabajo para el respectivo año.

Tipo encuentro

2013

2014

2015

2016

2017

2018

Encuentro nacional

2

2

2

1

3

1

Encuentros regionales

 

 

5

 

 

 

 

Como parte del fortalecimiento de la participación de las mujeres víctimas para su incidencia en la política pública en el ámbito territorial hay que destacar los Planes departamentales para la participación de las mujeres.

Durante los años 2014 y 2015 las delegadas departamentales del enfoque mujer, la Unidad para las Víctimas y las organizaciones nacionales de mujeres: Casa de la Mujer, Sisma Mujeres y Ruta Pacífica realizaron la evaluación y elaboración de los planes de acción para la participación de las mujeres a nivel departamental, en cumplimiento de las Ordenes del auto 092 de 2008, de la Corte Constitucional.

Fueron 19 planes de acción los que requirieron una evaluación y reelaboración dado que fueron escritos antes de la Ley 1448, y 14 nuevos planes de acción fueron elaborados con las mujeres víctimas en los territorios. Estos planes de acción a nivel departamental recogieron las necesidades y propuestas de las mujeres víctimas las cuales fueron organizados metodológicamente en cuatro grandes componentes: Prevención, Protección, Garantías de No Repetición y Participación.

Con el insumo de necesidades y propuestas contemplados en los 33 planes de acción de mujeres, la Unidad para las Víctimas con el apoyo de organizaciones de mujeres, y Consejos Departamentales de Planeación, las delegadas de las mesas departamentales de víctimas durante el 2016 establecieron el plan de incidencia política, para la inclusión de sus propuestas en los planes de desarrollo departamentales, logrando por primera vez la inclusión a nivel de los instrumentos territoriales de planeación de sus temas con los siguientes resultados:

No. PDD

Título víctimas- Apartado mujer víctima

Título mujeres o género

Título  población vulnerable

33

10

15

8

 

Posteriormente en el transcurso de los años 2016 y 2017, las mujeres de las mesas departamentales y distrital con el apoyo de los Comités de Justicia Transicional realizaron incidencia en la elaboración de los PAT, logrando establecer recursos y acciones detalladas con su seguimiento respectivo. Durante el primer semestre del 2018 las delegadas nacionales han solicitado los informes de ejecución de los programas, acciones y presupuestos establecidos en los PDD y en los PAT, para incidir en su ejecución antes de la terminación de la vigencia.

Los procesos de formación a las mujeres víctimas han permitido empoderarlas en el ejercicio de incidencia en la política pública de víctimas a nivel nacional y territorial con niveles diferenciados, en la construcción de la paz; y en el fortalecimiento de nuevos liderazgos de género y del hecho victimizante violencia sexual a nivel nacional, departamental y municipal.

Las mujeres víctimas de violencia sexual de las mesas departamentales han logrado en el marco del acuerdo final colocar en la agenda pública del país y de las instituciones la problemática de verdad, justicia, y reparación  de las víctimas de violencia sexual en Colombia, incidieron en la Ley estatutaria de la JEP para la selección y el tratamiento de este tema como un macro caso, y han logrado documentar de forma sencilla más de mil casos de violencia sexual para su presentación a la JEP y la Comisión de la Verdad.

Uno de los retos de mayor incidencia tiene que ver con la formación y el empoderamiento de las mujeres víctimas en los municipios PDTS para la reconstrucción del tejido social, la superación de la violencia, la pobreza y la debilidad de la presencia institucional.

Antecedentes

En el seguimiento a la Sentencia T-025, la Corte Constitucional ha derivado un conjunto de autos entre los cuales se encuentran el Auto 092 de 2008 relacionado con los derechos de las mujeres, dado los riesgos y facetas específicas que afrontan en el marco del conflicto armado. Ordenó la Corte la elaboración de un Plan Integral de Prevención y Protección del impacto desproporcionado y diferencial del desplazamiento forzado sobre las mujeres colombianas.

En este sentido, el Alto Tribunal declaró como obligatoria la inclusión de estos lineamientos en la formulación de cada uno de los 13 programas que buscan garantizar los derechos de las mujeres en situación de desplazamiento forzado.

El programa 10 “Promoción a la participación de la mujer desplazada y prevención de la violencia contra las mujeres desplazadas líderes”, que desarrolla la Subdirección de Participación de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas, tiene como objetivo garantizar el goce efectivo de los derechos fundamentales violados. Adicionalmente, resalta la Sala, que el diseño e implementación de este Programa deberá necesariamente incorporar un enfoque sub-diferencial complementario de etnia, edad y discapacidad dentro del enfoque diferencial de género, es decir, el Programa habrá de ser sensible a las significativas diferencias que existen entre las mujeres afectadas por las facetas de género del desplazamiento forzado, dependiendo de su edad, de su pertenencia a una comunidad indígena o afro descendiente, o de la presencia de una discapacidad.

Específicamente, para el caso del Programa 10 los lineamientos que deben ser adoptados tienen dos objetivos específicos a cumplir: 1) Garantizar el derecho a la vida, la integridad personal y la seguridad de las mujeres desplazadas líderes o que adquieren visibilidad pública por sus labores de promoción social, cívica o de los derechos humanos y 2) Promover el derecho a la participación de las mujeres desplazadas en la formulación de políticas gubernamentales y en la ejecución de las mismas; así como a participar en las organizaciones y asociaciones no gubernamentales que se ocupen de la vida pública y política del país.

La paz tiene nombre de mujer

Las mujeres son más del 50 por ciento de las víctimas en Colombia, además, son las mujeres quienes ante la vulneración de los hogares por el desplazamiento forzado, o por el asesinato o la desaparición de los hombres quedan a cargo de los menores, de sus familiares en condición de discapacidad y de las personas mayores. A lo largo y ancho de Colombia las mujeres han resistido a la guerra, evitaron que los hogares víctimas se derrumbaran y con esto, impidieron que comunidades enteras sucumbieran a la violencia.

Mujeres víctimas cabeza de familia que a la vez luchan por sus derechos y se convierten en lideresas claves para una sociedad que se encuentra en búsqueda de escenarios de paz y reconciliación, hoy hacen parte de organizaciones de derechos humanos, de iniciativas de paz y conforman mayoritariamente las mesas de participación efectiva de las víctimas en todo el país.

Por esencia las mujeres son dadoras de vida y por ende están más propensas a preservarla como sagrada. A pesar de haber sufrido la pérdida de sus hijos, esposos y padres, o de haber vivido en su propio cuerpo el horror y los vejámenes de la guerra, las mujeres están más lejos del sentimiento feroz de la venganza y, por el contrario, saben recomponer su dolor cuando reconocen que hay una oportunidad para detener la violencia y entregar un mejor mundo a sus hijos, sus nietos o a las nuevas generaciones.

Durante todos estos años las mujeres colombianas lograron el derecho al voto, a ingresar a la educación superior, a administrar sus bienes, al divorcio, a los derechos sexuales y reproductivos, a su reconocimiento como actores sociales y políticas, y todo esto, sin disparar ni un solo tiro. La historia y la realidad nos demuestran que las mujeres pueden enseñarnos a perdonar, a iniciar luchas pacíficas y a construir una Colombia más equitativa y justa en medio de la guerra, las mujeres deben ser el alma de paz, porque la paz tiene nombre de mujer.

Así, la estrategia “La Paz tiene nombre de Mujer: El papel de la mujer en la construcción de paz en Colombia” pretende visibilizar la importancia de la mujer como protagonista fundamental de la paz y la reconciliación en el país y hacer una reflexión desde la perspectiva de la mujer de lo que significa construir una sociedad en paz, después de un conflicto esencialmente patriarcal de más de 50 años.

Para esto se convocaron a debatir en los escenarios de paz con perspectiva de mujer a lideresas de las mesas de víctimas, altas funcionarias del Gobierno Nacional, alcaldesas y gobernadoras, primeras damas de entes territoriales y a directivas de organismos de cooperación internacional, en todo el país.

Además, estos mensajes de las mujeres de Colombia fueron llevados a la Mesa de Negociación de la Habana a través de una movilización nacional en pro del fin del conflicto, y la firma masiva de una carta con estas propuestas.

Esta campaña contó con el apoyo de reconocidos artistas liderados por Leonor González Mina, La Negra Grande de Colombia, quien es un referente de las luchas de generaciones de mujeres en Colombia y que a través de su música ha promovido el respeto intercultural, los derechos de las mujeres excluidas y es una fervorosa activista por la paz del país. Ella estuvo acompañada de Julio Nava. Estos artistas ofrecieron conciertos por todo el país con la canción en honor a la mujer y la paz que lleva el mismo nombre: ‘La paz tiene nombre de mujer’.