Jul
24
2015

Voces fuertes e incluyentes: Voces de Mayores

<p>En Cartagena, 40 hombres y mujeres mayores de 60 años de toda la costa colombiana compartieron sus experiencias sobre envejecer en el conflicto armado.</p>

Bogotá, 24 de julio de 2015
Librada Meléndez es una mujer de 69 años. Su rostro amable tiene fuertes del paso de los años y de la tristeza de soportar la desaparición de su hijo, cuando apenas entraba en los 24 años de vida.

El conflicto que desoló los campos en cercanías a Santa Fe del Ralito y Tierralta, en el departamento de Córdoba, se ensañó con su familia, de tradición campesina, y se robó la vida de su único hermano, Eusebio Meléndez.

Estos hechos generaron sus desplazamientos, el primero de ellos hacia el Urabá y el último hace varios años a Tubará (Atlántico), en donde se estableció definitivamente.

Hoy es una de las lideresas más reconocidas de la región y trabaja, junto con otras mujeres víctimas y cabezas de familia, en la exigibilidad de sus derechos.

Librada fue una de las asistentes al encuentro Voces de Mayores, que se realizó el pasado 21 y 22 de junio en Cartagena. Allí se reunieron 40 personas mayores víctimas de diferentes municipios del Caribe colombiano para, mediante el reconocimiento de sus saberes y experiencias, hicieran un ejercicio de memoria y analizaran el papel y el legado de los mayores para aportar a la paz.

“Hemos tenido que vivir bajo una guerra que nunca hemos querido, solamente por estar en el campo. El día que mi hijo desapareció estaba jugando fútbol en una vereda. Al lugar llegaron hombres armados y se lo llevaron. Se lo tragó la tierra. Nunca nos han dado indicios de un lugar donde estén sus restos. Nunca hemos sabido nada de él. Y para rematar, y tal vez por descuido de nosotros, mi hijo nunca fue registrado y cuando se lo llevaron no había sacado la cédula. Eso pasa en el campo, las urgencias de ese tipo de diligencias no son tan urgencias”, contó Librada.

“Yo sé que aparece en la partida de nuestro matrimonio, pero me da temor volver a la zona donde me casé y donde se lo llevaron, pues ellos saben que yo tengo un proceso allá para recuperar unas tierras y ya hay una amenaza. A pesar de que yo aparezco como víctima del conflicto, no he podido probar que mi hijo lo desaparecieron”, agregó.

Para esta mujer, el encuentro Voces de Mayores permite conocer, de la voz de personas mayores como ella, formas diversas de afrontar el conflicto y salir adelante con el apoyo del Estado.

“En nuestra organización `Mujeres al Progreso´ contamos con la Unidad para las Víctimas para que nos asesoren siempre y nos dan rutas y caminos que recorremos, porque hemos construido confianza y la labor que ellos hacen es muy importante”, afirmó.

Legado de formación para la construcción de paz

Desde Los Palmitos, en el departamento de Bolívar, llegó Jesús Pérez Ortega, un campesino de 73 años lleno de expectativa por participar, por primera vez, en este espacio que permite fortalecer la incidencia de los mayores en la política pública e identificar prácticas significativas de diálogo intergeneracional.

Y aunque salir de su región es algo que lo saca de su rutina diaria, explica que lo más enriquecedor es el intercambio que tiene con otras personas mayores de la zona Caribe del país. “Soy agricultor, por lo que mi día comienza muy temprano, a las cuatro de la mañana, y me dedico a yuca, ñame, maíz, tabaco, ajonjolí, patilla y melón. Vendo parte de la cosecha, pero no toda, porque yo tengo la enseñanza de la acumulación para el pan coger y las reservas alimentarias”, indicó Jesús.

“Estoy en el cultivo, pero también me dedico a formar nuevos líderes de organizaciones sociales. Eso sí, me acuesto muy temprano. Pero no hay un solo día en que yo no saque una o dos horas para leer, porque siempre hay que estar al día en la información. Me encanta leer de todo, de los contrarios, de la filosofía. Por eso no me he ubicado nunca en un ala, o algún partido, porque el que se ubica pierde la imparcialidad. Es mejor tener saberes universales y tener contacto con todo el mundo, porque así es como uno puede contribuirle al país”, afirmó.

“A los 11 años, cuando vivíamos en Corozal (Sucre), ayudé a mi padre a huir, pues era perseguido por el sólo hecho de ser liberal y, desde ese momento, me involucré en la política y creo que es ese precisamente el legado que yo tengo para ofrecerle a la gente hoy: que se puede luchar por la paz sin necesidad de empuñar las armas.

La guerra no construye, por el contrario, destruye. Por eso es fundamental que en un proceso de paz todos aportemos, con esfuerzos, sacrificios, entregando de cada uno, porque es un logro de todos”, aseguró Jesús durante el encuentro.

Envejecer en un país en guerra

Según el Fondo de Población de la ONU en Colombia, en los últimos 20 años, las personas mayores se han duplicado. Las cifras del DANE revelan que aproximadamente 10% de la población total del país tiene más de 60 años y de ellas, 701.659 personas se encuentran en el Registro Único de Víctimas.

Ante la necesidad de consolidar y poner en marcha espacios de reconocimiento, de saberes, experiencias y aprendizajes de las personas mayores en el marco del conflicto, el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), con el acompañamiento de la Unidad para las Víctimas, emprendieron desde el 2013 este proyecto que, como su nombre indica, resignifica las “voces de los mayores”.

Con la información recogida en los encuentros realizados durante 2015 en Medellín, Cartagena y Cali (este último contará con las experiencias de las personas mayores del sur del país y desde un enfoque étnico), se realizará un completo informe de lineamientos para entidades y organizaciones con el fin de visibilizar y potenciar el rol de las personas mayores en sus comunidades.

“Voces de Mayores es también una alianza con el CNMH en la que nos convertimos en un puente para que los mayores víctimas reconstruyan su tejido social y transmitan a la sociedad sus reflexiones en torno al conflicto, sobre su posible terminación o su persistencia”, explicó Pilar Zuluaga, coordinadora del grupo asesor para Envejecimiento y Vejez de la Unidad para las Víctimas.

Unidos y unidas contra la guerra En el encuentro de personas mayores en Cartagena, voceras y voceros escogidos por el pleno de asistentes en un ejercicio democrático de representación redactaron una declaración para dar a conocer a la opinión pública, sobre el significado de “Voces de Mayores” y la construcción de paz desde los saberes y la experiencia de quienes han vivido la guerra en el transcurrir de sus vidas.

DECLARACIÓN DE CARTAGENA

Las Personas Mayores Víctimas de la Violencia, reunidas en Cartagena los días 21 y 22 de julio de 2015, en el marco del Encuentro Regional Voces de Mayores del Caribe, convocado por la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas y el Centro de Memoria Histórica, nos permitimos expresar, proponer y declarar:

  1. Nuestro decidido respaldo a los términos de la Proclama “ Las personas mayores decimos: ¡ Basta Ya¡ No a la guerra, suscrita en Bogotá por las Personas Mayores en los encuentros realizados los días 21 de octubre, 4 y 20 de noviembre.
  2. Desde Cartagena de Indias, ciudad emblemática por sus luchas libertarias y resistencia a la tiranía, las Personas Mayores de la Región Caribe, reafirmamos nuestros anhelos por el logro de una paz con justicia social, humana, integral, democrática, participativa y sostenible. Paz que inspira nuestras oraciones al Dios de nuestras creencias y que orienta el espíritu social que nos caracteriza.
  3. Asumimos el compromiso de constituirnos en Promotores, Gestores y Constructores de Paz, en todos los espacios sociales, bajo el amparo de la Constitución Política y las leyes que rigen nuestro ordenamiento jurídico. Desarmando nuestros espíritus, llevando a la praxis cotidiana la resolución pacífica de conflictos en todos nuestros roles y espacios, afianzando el perdón y la reconciliación.
  4. Convencidos que la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento, reiteramos nuestro voto por una salida negociada al conflicto político, social y armado que padece el país, abogando porque las conversaciones entre el gobierno nacional y la guerrilla de las FARC en La Habana, lleguen a un pronto y digno acuerdo que debe extenderse a los demás grupos armados ilegales, sin soslayar la problemática derivada del narcotráfico y sus bandas narcoparamilitares.
  5. Las Personas Mayores Víctimas de la Violencia de la Región Caribe, que hemos sufrido de manera estoica el rigor de la violencia, el centralismo despótico y excluyente, nos planteamos la necesidad de constituirnos en la Red de las Personas Mayores Víctimas de la Violencia de la Región Caribe, como instancia organizativa que asuma el reto de sostener y proyectar el trabajo reivindicativo y de reparación que nos hemos planteado.
  6. Las Personas Mayores Víctimas de la Violencia de la Región Caribe, hemos tomado la decisión de constituirnos en Plataforma Social, contando con el respaldo del gobierno nacional, a través de la Unidad de Victimas y demás entidades del sistema, con el propósito de mantener interactiva comunicación y transitar el camino hacia el logro de los objetivos legítimos y justos que estamos planteando.
  7. Las Personas Mayores Victimas de la Región Caribe, planteamos la necesidad de transitar los caminos de una Reparación integral, digna, democrática e incluyente que responda a las reales necesidades de este sector de la población colombiana.
  8. Las Personas Mayores Víctimas de la Violencia de la Región Caribe, exigimos el derecho a exponer nuestros criterios, propuestas y exigencias en la mesa de conversaciones de La Habana. Instamos al gobierno nacional a tener en cuenta esta propuesta y a no escatimar esfuerzos para que sea posible. A los voceros de las FARC les presentamos esta iniciativa, respaldada por el exigente clamor de nuestros compañeros víctimas del conflicto.
  9. Las Personas Mayores Víctimas de la Violencia de la Región Caribe, nos declaramos en alerta de cara a las elecciones del 25 de octubre, exigiéndole a los aspirantes a Juntas Administradoras locales, Concejos Municipales, Asambleas, Alcaldías y Gobernaciones, asumir el claro compromiso de trabajar, gestionar y adelantar desde sus diferentes cargos, una política consecuente y coherente con los planteamientos y exigencias de las Personas Mayores del Caribe y del país en general. Convocamos a las Personas Mayores del Caribe a respaldar solo a aquellos candidatos que asuman el compromiso de trabajar por efectivas y eficientes soluciones a nuestra problemática en lo local, departamental y regional.
  10. Las Personas Mayores Victimas de la Violencia de la Región Caribe aquí reunidas, nos comprometemos a dinamizar los eventos que sean necesarios, tales como conversatorios, foros, asambleas y reuniones comunitarias, en las que participen los candidatos a las diferentes corporaciones y entidades, con el propósito de exponer nuestra problemática y definir acuerdos programáticos con ellos.
  11. Las Personas Mayores Víctimas de la Violencia de la Región Caribe, agobiadas por la exclusión social, el maltrato indignante, la marginalidad y la miserabilización, asumimos el compromiso de luchar por una sociedad en la que nuestros derechos sean respetados de manera integral. Creemos que los programas asistencialistas deben ser reemplazados por programas sostenibles, dignificantes y coherentes con la realidad que padecemos.
  12. Las Personas Mayores Víctimas de la Violencia de la Región Caribe, colocamos nuestra experiencia, saberes y vivencias al servicio de las nuevas generaciones. Exigimos la verdad no revelada, justicia, perdón y no repetición. Fincamos nuestros sueños en la construcción de una Colombia en paz, donde nuestros hijos y nietos, disfruten el sagrado derecho a una vida digna, sin el asedio indeseable del monstruo de la violencia. Donde podamos emprender el vuelo hacia la eternidad, satisfechos de la misión cumplida, seguros que las presentes y futuras generaciones no repetirán el drama que hemos padecido y reconocerán el esfuerzo que hicimos por construir una Colombia en paz, donde la prosperidad sea derecho de todos.

DELEGADOS ASISTENTES AL ENCUENTRO VOCES DE MAYORES DEL CARIBE, REALIZADO EN CARTAGENA DE INDIAS LOS DÍAS 21 y 22 DE JULIO 2015