Dic
02
2020

La Unidad en Magdalena Medio firma acuerdo con dos entidades que prestarán atención en el CRAV de Barrancabermeja

Se estima que hacia la tercera semana de diciembre entrará en funcionamiento el Centro Regional de Atención a Víctimas del Puerto Petrolero.

SANTANDERBARRANCABERMEJA

Con el fin de articular la oferta institucional del nivel nacional y territorial para atender, orientar, remitir, acompañar y realizar seguimiento a las víctimas que requieran acceder a la oferta estatal en aras de facilitar los requerimientos en ejercicio a la verdad, justicia y reparación, así como brindar asistencia y orientación a las víctimas en el Centro Regional de Atención a Víctimas (CRAV) de la ciudad de Barrancabermeja, la Unidad para las Víctimas Territorial Magdalena Medio firmó acuerdo de participación y oferta institucional con dos entidades: la Unidad de Restitución de Tierras y la Empresa de Desarrollo Urbano y Vivienda de Interés Social de Barrancabermeja (Eduba). 

Según Amparo Chicué Cristancho, directora territorial Magdalena Medio de la Unidad para las Víctimas y firmante de los acuerdos por parte de la entidad con las mencionadas instituciones, “lo que pretendemos es aunar esfuerzos entre la Unidad y esas dos entidades con el fin de brindar atención y orientación en el CRAV de Barrancabermeja, que tenemos estimado poner en funcionamiento hacia la tercera semana de diciembre, bajo los principios de dignidad, transparencia, confidencialidad, coordinación, buena fe y enfoque diferencial, entre otros”. 

“Teníamos prevista la inauguración y entrada en funcionamiento del CRAV de Barrancabermeja para el pasado mes de marzo, sin embargo, para esos días comenzó la emergencia sanitaria por el Covid-19 y no pudimos arrancar. En este momento estamos pendientes de una resolución de la alcaldía que contenga los protocolos de bioseguridad, entre otros aspectos y calculamos que hacia la tercera semana de diciembre comenzaremos en firme la atención”, agregó la funcionaria. 

Uno de los compromisos que debe asumir la Unidad según los dos acuerdos, es establecer el protocolo para las medidas de atención y reparación integral desde un enfoque diferencial a la población víctimas de los diferentes hechos victimizantes incluyendo a las de desplazamiento forzado en situación de retorno, así como facilitar el espacio físico de trabajo de acuerdo con la disponibilidad del CRAV.   

Por parte de la Unidad de Restitución de Tierras y del Eduba los compromisos que asumen en los acuerdos firmados son, entre otros, hacer presencia con personal idóneo para del servicio en el mencionado CRAV y garantizar al personal los insumos tecnológicos, papelería e identificación institucional permanente para prestar la atención de manera óptima de acuerdo a sus competencias.  

Cabe aclarar que los CRAV son una estrategia de articulación interinstitucional del nivel nacional y territorial que tienen como objetivo atender, orientar, remitir, acompañar y realizar el seguimiento a las víctimas que quieran acceder a la oferta estatal para el ejercicio de sus derechos a la verdad, justicia y reparación integral. 

(Fin/CMC/LMY)