Jul
11
2019

Unidad acompañó entrega digna de cuerpos de siete víctimas de homicidio y desaparición forzada

Gracias al trabajo interinstitucional adelantado entre la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas y la Fiscalía General de la Nación, familiares de siete personas que fueron desparecidas o asesinadas por grupos ilegales relacionados con el conflicto, pudieron conocer lo que ocurrió con su ser querido e inhumarlo.

BOGOTÁ, D.C.BOGOTÁ, D.C.

Personas que se encontraban desaparecidas desde 1985, 2003, 2008 y otras que fueron asesinadas e inhumadas como cuerpos no identificados (CNI), hacen parte de las siete víctimas del conflicto, cuyos restos óseos les fueron entregados a sus familiares en los últimos días en Bogotá.

Esta entrega se da gracias al trabajo interinstitucional entre la Unidad para las Víctimas y el Grupo Interno de Trabajo de Exhumación es de Fiscalía General de la Nación.

“El proceso de acompañamiento de cadáveres de víctimas de desaparición forzada y homicidio es un proceso que se coordina entre el grupo de exhumaciones de la Fiscalía, con la dirección de reparación de la Unidad para las Víctimas para garantizarles a los familiares el acompañamiento psicosocial y el auxilio funerario para las víctimas que participan en estos procesos y que reciben toda la información respecto al trámite judicial y al de recuperación e identificación de su familiares”, explicó Dora Infante, coordinadora del equipo para el Acompañamiento durante la Búsqueda, Identificación y Entrega de Cadáveres, de la Unidad para las Víctimas.

La Dirección de Reparación de la Unidad, en el marco de sus competencias, garantiza el acompañamiento psicosocial y el auxilio funerario para los familiares víctimas que asisten a la entrega de los cuerpos esqueletizados, plenamente identificados de sus seres queridos víctimas de desaparición forzada y Homicidio en el marco del conflicto armado.

“En esta ocasión se acompañó la entrega de siete cuerpos de víctimas desaparición forzada y homicidio de hechos ocurridos en los departamentos del Meta, Tolima, Antioquia y algunos en Cundinamarca. Tres de ellas son víctimas de homicidio y cuatro de desaparición forzada, y son casos que están relacionados con personas que salieron de sus casas a buscar ofertas laborales en otros lugares del país y sus familiares no volvieron a conocer su paradero”, puntualizó la coordinadora.

En el proceso que se encuentra articulado con la Fiscalía, la Unidad para las Víctimas garantiza que los casos que se acompañan sean con ocasión del conflicto armado, es decir que el ente acusador certifica a través de las investigaciones que los casos corresponden a hechos ocurridos en el marco del conflicto armado.

Algunos de estos grupos familiares ya han emprendido los procesos para la inclusión en el Registro Único de Víctimas, sin embargo otros que no pudieron realizar los trámites legales o no están enterados de la muerte de su familiar, nunca han emprendido el proceso de reparación. En estos casos, la Unidad dispone de un equipo de orientadores para que puedan iniciar los trámites para la reparación o continuar con la solicitud de inclusión que previamente realizaron.

(Fin/DFM/LMY)