Sep
20
2022

En Cúcuta, los adultos víctimas del conflicto le apuestan al mejoramiento de vivienda

Cerca de 300 personas recibieron su indemnización en la capital de Norte de Santander.

Entrega de cartas de indemnización en Cùcuta.
NORTE DE SANTANDERCÚCUTA

Más de $1.700 millones entregó la Unidad para las Víctimas durante dos jornadas de notificación de cartas que beneficiaron y priorizaron a la población adulto mayor en la ciudad de Cúcuta. 

Con rostros llenos de esperanza, en medio de las secuelas dejadas por el conflicto armado, llegaron al CRAV (Centro Regional de Atención a Víctimas) alrededor de 300 personas a culminar su proceso de reparación individual. Uno de ellos fue *Marco Sánchez quien rodeado de recuerdos por los hechos victimizantes causados expresó que los recursos recibidos los destinará para el mejoramiento de su vivienda, ubicada en la ciudadela Juan Atalaya, al norte de la ciudad. 

“Voy a terminar de construir mi casita, reforzando el techo, mejorando las habitaciones, el baño y la cocina para sentirme más cómodo y vivir en condiciones dignas con mi esposa. Llevaba tiempo esperando esta platica que nos cae muy bien y más cuando se vienen las lluvias para evitar inundaciones y que no corramos peligro”, dijo el beneficiario. 

Durante la entrega de las cartas de indemnización, la Unidad para las Víctimas lideró la charla de inversión adecuada de los recursos con las cuatro líneas de inversión (compra o mejora de vivienda, negocio propio, inmueble rural y educación) para orientar a los beneficiarios en proyectos o iniciativas que mejoren sus condiciones de vida. 

“En mi casa voy a invertir el dinero porque tengo muchas cosas por arreglar y no hay mejor inversión que meterle a la vivienda, además, quiero vivir bien los años que me queden”, agregó Zenaida Martínez*, una de las beneficiarias. 

De igual manera, la entidad lideró la oferta institucional donde entidades nacionales como la Supersalud, el Sena, Colpensiones, la Gobernación de Norte de Santander y la alcaldía de Cúcuta ofertaron los programas en educación, vivienda y salud, entre otros donde la población afectada por la violencia puede acceder con beneficios económicos. 

*Los nombres fueron cambiados por solicitud de las víctimas. 

FIN (CEG/COG)