Mayo
06
2021

Consejos Comunitarios de Aires y Zanjón del Garrapatero (Cauca), protocolizaron su plan de reparación

Con esta protocolización se avanza en la reparación integral de 13 veredas del norte del Cauca, y la fuente de financiación de su indemnización contará con recursos derivados de bienes que el Estado incautó a las Farc.

CAUCASANTANDER DE QUILICHAO

Más de 8.000 habitantes de los consejos comunitarios de Aires y Zanjón del Garrapatero, ubicados en Santander de Quilichao (norte del Cauca), llevaron a cabo el proceso de protocolización en el que docentes, población mayor, padres de familia, jóvenes y médicos ancestrales realizaron un análisis del daño generado por el conflicto armado en este territorio y se plantearon acciones de respuesta para resarcir las diversas afectaciones en esta población.

Los Planes Integrales de Reparación Colectiva (PIRC) para las comunidades afrodescendientes, traen consigo medidas de restitución de derechos, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición con diferentes actividades que permitirán la reparación psicosocial y la reconstrucción de un proyecto de vida que le abrirá la oportunidad a la comunidad de regresar a sus actividades de producción agrícola y el normal desarrollo ancestral de rituales.

El director territorial de la Unidad para las Víctimas en el Cauca, Dan Harry Sánchez Cobo, resaltó que “estos planes de reparación colectiva beneficiarán a cinco veredas del consejo comunitario de Aires de Garrapatero como son: San Antonio, Chirivico, Taminango, Brasilia y San José, en las que se asientan 7.763 habitantes. Así mismo, el consejo comunitario de Zanjón de Garrapatero tendrá acciones de intervención para ocho veredas en las que se subdivide el Consejo Comunitario como son: El Palmar, Ardobelas, Santa Lucía, Mazamorrero, La Toma, Los ángeles, Alto Palmar y Bajo San Francisco”.

El funcionario agregó que la medida de indemnización colectiva para estas dos comunidades tendrá como fuente de financiación recursos derivados de bienes que el Estado incautó a las FARC. En ese sentido, la Unidad para las Víctimas entregará la suma correspondiente a $625.071.888 para las dos comunidades.

La implementación de las acciones de estos dos PIRC beneficiará aproximadamente a 11.132 personas de las dos comunidades en las que, en los próximos tres años, la Unidad para las Víctimas invertirá $6.840.232.156 en la materialización de las acciones que permitirán resarcir los daños generados en el marco del conflicto. Este dinero, según lo concertado, será invertido en el fortalecimiento de proyectos productivos propios de la comunidad y en la adecuación de espacios físicos, en clave del fortalecimiento organizativo, contribuyendo en la reparación simbólica y en la dignificación de las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras, en cumplimiento de la Constitución Política de 1991, los diferentes autos proferidos por la Corte Constitucional y del Decreto Ley 4635 de 2011.

(Fin/MMV/AVA/CMC)