Oct
21
2015

San Luis apuesta a la reparación colectiva para superar las secuelas del conflicto

Con la aprobación del plan de reparación colectiva del corregimiento Buenos Aires, en San Luis, ya son 30 planes de este tipo liderados por la Unidad para las Víctimas en el departamento de Antioquia.

ANTIOQUIAMEDELLÍN

Tras dos años de concertación, la comunidad del corregimiento Buenos Aires del municipio de San Luis aprobó el plan de reparación colectiva, que diseñó con la orientación de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas y que apunta a la recuperación económica de la población campesina y de la infraestructura afectada por el conflicto. Con este son 30 los sujetos de reparación colectiva entre comunidades, grupos y organizaciones en Antioquia.

Los habitantes de esta zona rural del Oriente antioqueño recuperan la tranquilidad y ahora trabajan en sus fincas para volver a ser una zona productiva y un territorio de convivencia pacífica. Con el Comité Territorial de Justicia Transicional del municipio, se acordaron una serie de medidas reparadoras para mejorar las condiciones de vida en su territorio, como la pavimentación de vías veredales, renovación de cultivos, generación de proyectos productivos agropecuarios, reconstrucción de escuelas (con asignación de profesores), centros de salud con personal, salones comunales y escenarios deportivos.

“La comunidad está contenta y muy esperanzada en esta reparación colectiva porque sufrimos muchos daños y pérdidas irrecuperables, pero queremos salir adelante con este plan para recuperar la confianza en el Estado”, señala el líder comunal Eduardo San Martín, quien recuerda que con la llegada de las guerrillas y los grupos paramilitares “se perdieron años de vida por los asesinatos, las desapariciones forzadas, los secuestros y también de trabajo. Por el conflicto abandonamos nuestras tierras, lo que habíamos cultivado y se perdieron las cosechas, los animales y la tranquilidad”. 

Para San Martín, también coordinador de la Mesa Municipal de Víctimas de San Luis, las medidas identificadas por el Comité de Impulso de la comunidad “deben mejorar la calidad de vida de nuestra comunidad y reconstruir el tejido social que se dañó por los desplazamientos, los asesinatos y el deterioro de los bienes comunitarios”.

Del plan de reparación colectiva se beneficiarán los habitantes del centro poblado de Buenos Aires y de las veredas El Socorro, La Gaviota, Los Planes, Manizales, Porvenir, La Estrella, San Francisco, El Popal, Villa Nueva, Sopetrán.

Según el diagnóstico de los daños, los hechos de violencia ocurridos en el sector Buenos Aires fueron ocasionados por las Farc, Eln y los paramilitares, siendo los más recurrentes el desplazamiento forzado, los asesinatos a los líderes comunitarios, actos terroristas, muertes selectivas, reclutamiento forzado y desapariciones forzadas. 

Estos hechos ocasionaron profundos daños a la comunidad, principalmente económicos, por el abandono de tierras; políticos, por la pérdida de líderes y de procesos comunitarios; culturales, por los cambios de comportamientos (celebraciones, relaciones vecinales). También afectaciones en la relación con la tierra ocasionadas por el desarraigo de las familias campesinas y daños a la infraestructura, por el deterioro de vías terciarias, escuelas y centros de salud tras el abandono obligado por el desplazamiento forzado.

Las medidas reparadoras

El líder comunal Eduardo San Martín cuenta que tras la aprobación del plan de reparación colectiva, se ilusionan con medidas reparadoras como la adecuación del trapiche comunitario. “No solo era una fuente de alimento, sino que varias familias derivaban su sustento de esta actividad económica que se truncó cuando la gente se desplazó por tanta violencia de los grupos armados”.

También hay esperanzas renovadas tras acordarse la apertura de dos caminos entre veredas, la pavimentación de la vía San Luis-Chocó y la rehabilitación de 2,5 kilómetros de la vía Los Planes- San Miguel.

En concertación con la comunidad se acordó la capacitación en buenas prácticas agrícolas, manufactureras, asociatividad, comercialización, contabilidad, transformación del grano de café. Además, la reactivación de los cultivos de plátano, incluida la preparación de suelos, adquisición de semillas, insumos agrícolas, producción de abonos orgánicos y capacitación en buenas prácticas agrícolas y la comercialización. 

Por otro lado, se acordó la reconstrucción de las redes de acueducto y construcción de tanques de almacenamiento, la adecuación de casetas y salones comunales en las veredas Los Planes, Gaviota, Popal, Manizales, Porvenir, San Francisco y Sopetrán, así como reconstrucción de varias canchas polideportivas en veredas.

Gloria Inés Espinoza Posada, profesional especializada de la Unidad para las Víctimas, enfatiza que “el plan debe recuperar el tejido social, la economía de la zona, así como la confianza de la población en el Estado. “Para eso, además de la rehabilitación de la infraestructura y productiva dañada por el conflicto, se contempla la atención sicosocial y ejercicios de memoria que se acordarán con esta comunidad para dignificar a las víctimas”.

Espinoza explica que el plan de reparación contempla medidas cuya implementación serán responsabilidad de entidades como el Ministerio de Agricultura, el Departamento para la Prosperidad Social, el SENA, el Instituto Nacional de Vías, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Educación, la Fiscalía General de la Nación, el Ejército y la Policía, el Centro Nacional de Memoria Histórica, el Ministerio de Cultura y el Ministerio de Trabajo.

30 sujetos de reparación colectiva en Antioquia

Con el plan de reparación colectiva del sector Buenos Aires del municipio de San Luis, ya son 11 los planes aprobados en Comité Territorial de Justicia Transicional, de los cuales algunos ya se están implementando medidas, de un total de 30 sujetos de reparación colectiva seleccionados y a cargo de la Unidad para la Reparación a las Víctimas en Antioquia.

Se destacan los planes para la comunidad del municipio de Granada, San Carlos, San Francisco, el área urbana de Cocorná, San Rafael y Argelia, así como los corregimientos de Puerto Venus en Nariño, Buenos Aires, sector La Balsita de Dabeiba; La Encarnación (veredas La Clara y El Maravillo) en Urrao, Puerto López, en El Bagre.

Del total de 30 sujetos, 19 son comunitarios y 11 étnicos (comunidades afrodescendientes e indígenas). Dentro de los comunitarios se pueden destacar La Granja y El Aro, en Ituango; Ochalí en Yarumal, Altamira en Betulia y Machuca, de Segovia, en los cuales se viene desarrollando la ruta de reparación colectiva.