Nov
21
2015

Homenaje a Óscar William Calvo en los 30 años de su muerte

El Centro de Memoria, Paz y Reconciliación acogió, el pasado 20 de noviembre, a más de un centenar de personas que rindieron homenaje a Óscar William Calvo, líder sindical de finales de los años setenta y comienzo de los ochenta, asesinado hace exactamente 30 años.

BOGOTÁ, D.C.BOGOTÁ, D.C.

El Centro de Memoria, Paz y Reconciliación acogió, el pasado 20 de noviembre, a más de un centenar de personas que rindieron homenaje a Óscar William Calvo, líder sindical de finales de los años setenta y comienzo de los ochenta, asesinado hace exactamente 30 años.

Varias instituciones y organizaciones sociales comprometidas en su misión y actuación con la promoción de una cultura de paz, la superación de la violencia, el éxito de los procesos de paz, la causa de los derechos humanos y la dignificación de la memoria de las víctimas trabajaron coordinadamente para llevar a cabo el sentido homenaje.

El Centro de Memoria Paz y Reconciliación, la Casa Museo de la Memoria de Medellín, la Fundación Cultura Democrática, la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las víctimas, la Corporación Acracia Proyecto de Investigación Editorial, la Corporación Nuevo Arco Iris, Corpades, Instituto Popular de Capacitación, entre otras,  han realizado durante este año diversas acciones en memoria de Óscar William Calvo Ocampo, que contribuyan a los propósitos de esclarecimiento de la verdad, promoción de la justicia y logro de la reparación de las víctimas.

“A los 30 años de su asesinato, seguimos teniendo una deuda histórica con su memoria, que se está empezando a cubrir con eventos como este homenaje. Óscar fue el primer colombiano en proponer una Constituyente en 1984 y es importante para el país recordarlo”, asegura Fabiola Calvo Ocampo, sobreviviente de la violencia selectiva que asesinó a tres de sus hermanos, empezando por el líder sindical, entre noviembre de 1985 y febrero de 1987.

“Por eso decimos que la restitución del papel de constituyente primario para el pueblo, que la soberanía popular, es hoy el problema central para que se pueda hablar realmente de un Estado de derecho, de un país democrático. Por esto nuestra propuesta radica principalmente en que se dé una reforma política, una reforma a la Constitución colombiana, que se decida a través de la participación popular directa es decir a través de una Asamblea Nacional Constituyente, que sea elegida por el pueblo con poder decisorio y que aborde la discusión y definición sobre los temas de reforma política, de reforma laboral, de reforma agraria…”, dijo Óscar William Calvo, en 1984, en el Museo Zea de Medellín, durante  la firma de los acuerdos de Cese al fuego y Diálogo Nacional.

Meses después recibiría 17 tiros de ametralladora en la calle 42 con carrera 13 de Bogotá. En el atentado también murieron Alejandro Arcila y Ángela Trujillo, dirigentes de la Juventud Revolucionaria de Colombia.

El acto inició con una conferencia sobre la historia de los procesos de paz en Colombia, que hace parte del Diplomado La Paz es Ahora, del Centro de Memoria, Paz y Reconciliación.

En seguida, Fabiola Calvo dio un corto y emotivo discurso en el que rescató la imagen del ser humano que era su hermano, más allá de sus ideas políticas y del asesinato que truncó la carrera de unos de los líderes de izquierda más importantes en la historia del país, con tan solo 32 años de edad. Para ello, la periodista y escritora llevó algunas pipas, la máquina de escribir y una silla que pertenecieron a su hermano y que lo evocaron en el auditorio.

Al finalizar el evento, los asistentes recibieron el video homenaje a Óscar William Calvo, “Una juventud que luchó por otra vida”, elaborado por la Unidad para las Víctimas como parte de la medida de satisfacción que busca reivindicar el nombre de Óscar William Calvo, pionero de la Asamblea Nacional Constituyente de 1991.