Nov
23
2015

Más de 3.800 millones de pesos entregados en indemnizaciones a víctimas de Chocó

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas territorial Chocó informó, durante el evento de Rendición de Cuentas 2015, que durante este año se entregaron 465 indemnizaciones por más de 3 mil 863 millones de pesos a víctimas del departamento.

CHOCÓ

La Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas territorial Chocó informó, durante el evento de Rendición de Cuentas 2015, que durante este año se entregaron 465 indemnizaciones por más de 3 mil 863 millones de pesos a víctimas del departamento.

Además, la entidad demostró su compromiso con la población víctima del conflicto armado en la región al atender más de 200 mil personas en el Centro de Atención a las Víctimas Regional Atrato (Quibdó), y, así mismo, en los puntos de atención de Istmina, Bojayá y Bahía Solano y a través de todos los esquemas móviles de la Unidad para las Víctimas.

Al evento, celebrado en el Auditorio de la Policía Nacional en Quibdó, asistieron representantes de diversas organizaciones de la sociedad civil, víctimas de la región, medios de comunicación locales y autoridades municipales y departamentales.

“La reparación colectiva en el Chocó debe desarrollar estrategias de recuperación del sentido de pertenencia, la identidad y el amor por la tierra natal, establecer pactos de afecto, de corresponsabilidad con su desarrollo y aportes para lograr transformación social y cohesión comunitaria entre coterráneos en busca de la paz”, explicó Betty Eugenia Moreno, Directora de la territorial Chocó.

Registro y valoración

En cuanto a los resultados anuales de Registro y Valoración, la entidad implementó la toma de declaraciones en línea de dos nuevos municipios del departamento. Así mismo, en la Dirección Territorial se radicaron durante el 2015 las declaraciones en línea.

Además, en uno de sus logros más importantes del año, la Dirección territorial informó de la notificación de la resolución de inclusión como sujetos de Reparación Colectiva de los municipios de Bojayá, Bellavista, Medio Atrato, Tangui, Bagadó, Carmen de Atrato, Guaduas, Carmen de Atrato, Sabaleta Carmen de Atrato, la Puria y el resguardo indígena Tahami del Alto Andágueda.

De este modo, la Unidad para las Víctimas territorial Chocó, que trabaja desde el 3 de Julio de 2012 en este departamento, demostró la importancia que tiene para la entidad la consolidación de los procesos de Reparación Colectiva, a pesar de las debilidades institucionales, la baja capacidad técnica, administrativa y financiera de los entes territoriales, la no garantía de acceso a derechos con oportunidad, calidad y eficiencia de la población afro e indígena del Chocó.

“Estamos intensificando acciones que promuevan la Reparación Colectiva como un mecanismo de reconstrucción del tejido social, de restablecimiento territorial, organizativo y patrimonial desde lo cultural y ancestral, teniendo en cuenta aspectos como la seguridad, el desarrollo humano, el crecimiento y sostenibilidad económica; con la participación y articulación de los entes territoriales, las comunidades y la institucionalidad en respuestas a los daños causados, en consonancia con la reconciliación y la paz”, dijo Betty Moreno durante la Rendición de Cuentas 2015.

Recuperación emocional

Por otra parte, la entidad informó que la atención psicosocial a víctimas tiene un espacio importante en su agenda de trabajo. La estrategia Entrelazando se viene desarrollando en Quibdó, Tadó, Istmina, Alto Baudó, Sipi y medio San Juan y hasta el pasado 30 de septiembre 462 víctimas de estos municipios se vieron beneficiadas.

“Yo vivía en Cali y no podía salir. Estaba encerrada, tenía que esperar a que mi marido llegara en las noches o salir con él por la in- seguridad. Mi hijo estaba creciendo en cuatro paredes; un día vinimos a visitar la familia de él, y me gustó tanto que le dije que nos quedáramos acá”, comentó Carolina Talaga quien, tras asistir a las reuniones del grupo, se convirtió en una más de los tejedores que replican los mensajes de recuperación emocional, prácticas sociales encaminadas a la reparación y proyectos para la reconstrucción del tejido social en las comunidades, entre otros aspectos.

En cuanto a los procesos de Retornos y Reubicaciones, otro de los frentes en los que trabaja la entidad, se informó, durante la Rendición de Cuentas 2015, que se están implementando tres planes de Retornos y Reubicación en Carmen de Atrato, Bajo Baudó y Medio Atrato. Además, se aprobó la ejecución del mismo plan en Bojayá.

Por otra parte, 17 mujeres víctimas de violencia sexual en el marco del conflicto armado, hoy tienen elementos indispensables para su recuperación emocional y su integración al tejido social. La Unidad para las Víctimas territorial Chocó y sus profesionales del grupo psicosocial trabajaron junto a ellas en la generación de espacios de construcción, diálogo y fortalecimiento del proyecto de vida con enfoque de derechos femeninos, que les han aportado en su proceso de reparación integral e individual.

Metas 2016

En cuanto a los objetivos para el próximo año, la Unidad para las Víctimas territorial Chocó corroboró su compromiso con los procesos de inclusión social, la garantía de los derechos y la reparación integral de las comunidades indígenas y afro del departamento, como garantía de pervivencia física y cultural de sus pueblos ancestrales.

Para lograrlo, la entidad tiene claro que en 2016 se debe continuar con la instrumentalización de los enfoques étnicos en los diferentes componentes de asistencia, atención y reparación a las víctimas y también con la ampliación de la base de participación de la población víctima afro e indígena en los diferentes espacios de incidencia en políticas públicas.

Además, entre otros objetivos trazados para el próximo año, la Unidad para las Víctimas renovó su compromiso con la promoción de las políticas de Retornos y Reubicación en el colectivo de las comunidades indígenas y afro, asegurando que la entidad, en asocio con otras instancias gubernamentales y los entes territoriales, sea un instrumento de reparación a las víctimas, que promueva el crecimiento, desarrollo, productividad y competitividad del departamento y la protección de sus territorios.