Dic
06
2021

Un nuevo grupo de víctimas con discapacidad participó en estrategia de fortalecimientos psicosocial en Pereira

La Unidad para las Víctimas, a través de su componente psicosocial, desarrolló un encuentro con cerca de 20 personas víctimas que presentan discapacidad para fortalecer sus potenciales y seguir trabajando en sus proyectos de vida.

RISARALDAPEREIRA

Una vez más el Centro Regional de Atención a Víctimas de esta capital fue epicentro de aplicación de una novedosa estrategia psicosocial, “Más Valía”, dirigida de manera específica a personas que presentan diferentes tipos de discapacidad, incluidas en el Registro Único de Víctimas. 

El objetivo principal del encuentro era contribuir a la reparación integral de las víctimas del conflicto armado con discapacidad, aportando a la construcción de un sentido reparador y transformador de los recursos de indemnización de las víctimas participantes, fortaleciendo sus proyectos de vida, su capacidad de empoderamiento y fortaleza de sus capacidades.

“Desde la Unidad venimos trabajando en espacios en los cuales aplicamos el enfoque diferencial para que de manera prioritaria estas víctimas sean sujeto de atención y puedan acceder a diferentes beneficios para mejorar su calidad de vida. A pesar a las limitaciones, estas personas que presentan discapacidad nos siguen demostrando todos los días que cuando se quiere se puede y son ejemplo de vida para todos”, dijo Luis Alberto Donoso, director territorial de la Unidad para las Víctimas en el Eje Cafetero. 

Las víctimas con discapacidad son aquellas personas que, además de haber experimentado los hechos victimizantes, presentan deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo que, al interactuar con diversas barreras, participan plena y efectivamente en la sociedad en igualdad de condiciones con las demás.

La estrategia se desarrolla en varios momentos. El primero de ellos consisten en reconocerse: consejería entre pares y cuidado al cuidador, un espacio para apoyo emocional mutuo que fortalece el sentido de autogestión y participación; el segundo es el de reinventarse, abordando la trayectoria de vida y el tercero es el de proyectarse, mediante una inclusión productiva hacia la sociedad. 

“Ser víctima es complicado y serlo con discapacidad limita aún más las posibilidades de salir adelante; sin embargo, todo este tipo de espacios nos ayudan a tomar fuerzas y a seguir luchando por los sueños como cualquier otro ser humano, nos toca duro, pero no podemos darnos por vencidos¨, argumentó Carlos Martínez, uno de los asistentes a la actividad.

Cerca de 20 personas que presentan diferentes tipos de discapacidades y sus cuidadores hicieron parte de esta iniciativa, provenientes de municipios como Dosquebradas, Santa Rosa y Pereira, que poco a poco se llenaron de argumentos para seguir aprendiendo con el fin de mejorar su bienestar en las tareas cotidianas que desempeñan como parte activa de la sociedad. 

(Fin/EHB/COG)