Abr
10
2018

En El Dorado, Meta, se honró la memoria de las víctimas

En este municipio se hizo la segunda bandera más grande de Colombia, en la cima de la vereda “Palo Marcado” que se encuentra a 1.300 metros sobre el nivel del mar. Este lugar fue usado por los grupos armados al margen de la ley para atentar contra las comunidades, siendo desde ahora, un mirador que enviará un mensaje de esperanza y reconciliación para el mundo.

METAEL DORADO

La Unidad para las Víctimas realizó en el municipio de El Dorado, Meta, la conmemoración del Día Nacional de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas, una jornada que honró a los sobrevivientes del conflicto y reconoció el valor que tienen para toda la sociedad.

Esta conmemoración, contó con la participación de más de 300 sobrevivientes del conflicto armado, quienes escucharon a un delegado del municipio que expresó un sentido mensaje de reconciliación, así como las palabras de los gobernantes locales y de la Unidad para las Víctimas.

Durante el encuentro, representantes de las víctimas hicieron entrega simbólica de un documento que recopila los testimonios con destino a la Comisión de la Verdad.

“La importancia de la conmemoración era honrar el nombre de todas las personas que dieron su vida en el conflicto armado, quisimos con esta actividad recordarlas. Hicimos un llamado a la paz y la reconciliación porque este es y será por siempre nuestro mayor anhelo y también nuestro mayor reto, que es el de dejarle como herencia a nuestras futuras generaciones, una paz no solo plasmada en papel, sino que sea una paz lo más inocua posible y duradera”, Rolfer Chávez, representante de la Asociación de Desplazados de El Dorado e integrante del Comité de Impulso del Sujeto de Reparación Colectiva de este municipio.

La gobernadora del Meta, Marcela Amaya García, en este evento, expresó que “Fueron seis décadas de conflicto armado que no vamos a superar en un año y quizás tampoco en una década, porque definitivamente no lo podemos superar, sino trabajamos todos unidos bajo el mismo propósito.  Construir una paz estable y duradera no solo es responsabilidad de los políticos, del que se desmovilizó o del vecino; tal como lo dice la Constitución Política, la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento para todos los ciudadanos”.

En este evento, los asistentes hicieron parte de las presentaciones culturas y artísticas realizadas en honor a las personas afectadas por el conflicto armado, en el municipio de El Dorado.

Igualmente, en el marco de la conmemoración, se realizó   a la inauguración de una placa en memoria de las víctimas que fue instalada en un tramo de una vía intermunicipal en la que, en los años más difíciles del conflicto armado, se colocaban unas cadenas para impedir el paso de los actores armados al municipio.

“Debido a las amenazas que teníamos constantemente por las Farc, a las 6 de la tarde quedábamos como en una cárcel, encerrados. Esta placa, hoy, se convierte en un símbolo de libertad frente a la opresión que años atrás representó la guerra en nuestro municipio. Para nosotros es muy importante el proceso de paz y reconciliación que se adelanta por nuestra comunidad con el apoyo de la institucionalidad”, afirmo Óscar Olaya, alcalde de El Dorado.

Este municipio fue elegido epicentro de la conmemoración departamental, ya que desde el 25 de marzo del 2014 el Estado colombiano lo declaró Sujeto de Reparación Colectiva, por los hechos sufridos comunitariamente en medio de la violencia y hoy son ejemplo de esperanza, pujanza y paz, en el departamento del Meta.

Carlos Arturo Pardo, director de la Unidad para las Víctimas en la Territorial Meta y Llanos Orientales, expresó que “Hemos estado trabajando arduamente para que estos daños colectivos sean reparados desde el  componente político, material y simbólico, a través de las medidas de restitución, indemnización, rehabilitación, satisfacción y garantías de no repetición, a partir de la formulación y ejecución de un Plan de Plan de Reparación Colectiva aprobado en el desarrollo de un Comité de Justicia Transicional, que estableció mediante un ejercicio de concertación las medidas de reparación”.

Finalmente, como un ejercicio que le apostará al potencial turístico del municipio, se hizo la segunda bandera más grande de Colombia en la cima de la vereda “Palo Marcado” que se encuentra a 1.300 metros sobre el nivel del mar. Este lugar fue usado por los grupos armados para atentar contra las comunidades, siendo desde ahora, un mirador que les permitirá a los viajeros y locales enamorarse aún más de la belleza y la calidez de la gente pacífica que habita los llanos orientales.