Patricia

demo 

Peinadora y consejera, así es Patricia

  • Embedded thumbnail for Patricia
  • Embedded thumbnail for Patricia
  • Embedded thumbnail for Patricia
  • Embedded thumbnail for Patricia

“Ellas me cuentan sus problemas porque soy como un ejemplo para quienes creen que se acabó la vida. Hay que seguir adelante: uno mismo es el que hace realidad sus sueños”.

Patricia Perea no se dejó amilanar por la violencia contra su cuerpo. Sacó adelante una profesión y un exitoso salón de belleza, con su optimismo y el respaldo de la Unidad para las Víctimas.  

Lloraba mucho cada vez que recordaba lo que le pasó en el patio de la escuela de su amado Carmen del Darién, Chocó: fue víctima de violencia sexual cuando un grupo paramilitar llegó a la región. Sin embargo, Patricia hoy ya puede hablar del tema y dice que se lo agradece al apoyo psicosocial de la Unidad para las Víctimas.

Ese fue uno más de los pasos importantes que dio para seguir adelante con su vida y cumplir sus sueños. “Quedé siendo la peinadora oficial del pueblo”, dice sonriente porque sabe que nadie como ella teje las más elaboradas y hermosas trenzas de diferentes estilos.

Ya había abierto su salón de belleza, apenas con unas tijeras y una peinilla, cuando la llamaron de la Unidad a decirle que le entregarían una dotación para su emprendimiento. Así fue que llenó el espacio con espejos, planchas, secadores y otros implementos para atender a sus clientas.

A través de la Unidad ha recibido otros beneficios: con un préstamo condonable al 100% del Fondo Educativo para víctimas del conflicto armado, estudió biología y química, y ahora hará una maestría en Ciencias de la Educación.

Aún no ejerce su profesión y no sabe cuándo lo hará, pero sigue su corazón como siempre, como cuando ya convertida en profesional decidió abrir el salón de belleza con muy pocos recursos, pero con el convencimiento de que haría felices a sus clientas con esa vocación que descubrió a los 13 años de edad.

Saber trenzar los sueños propios y los de sus clientas a través de peinados creativos no es lo único que atrae cada día más mujeres a su salón. También, su capacidad para escucharlas e identificarse con ellas, para aconsejarlas. Todas quieren seguir su ejemplo: “Muchas creen que les pasó un problema y ahí se les acabó la vida, y yo les digo que no, que hay que salir adelante porque uno mismo es el que hace realidad sus sueños”.