Ninfa

franja derecha

franja izquierda

demo 

Ninfa convierte los problemas en fortaleza

  • Embedded thumbnail for Ninfa
  • Embedded thumbnail for Ninfa
  • Embedded thumbnail for Ninfa
  • Embedded thumbnail for Ninfa

"No hay ningún límite para avanzar, para decir 'lo pasado, pasado'. Cuando encuentro personas víctimas les digo que sí podemos salir adelante, luchando con toda pasión hasta el final".

Ninfa Ángel Camargo es una mujer empresaria que llegó desplazada a Yopal, Casanare, después de que un grupo armado ilegal desapareciera a Juan Carlos Ortiz, padre de sus tres hijos.

Ninfa pasó momentos difíciles pero decidió que iba a salir adelante y a escalar “cada día un peldaño”. Así fue como terminó la carrera de Licenciatura y la ejerció durante cinco años en un colegio departamental.

No obstante, su carácter artístico y emprendedor la llevaría a crear su propia empresa de artesanías y de difusión de la cultura llanera casanareña. Hoy viaja por los municipios del departamento capacitando a diferentes tipos de población, incluidas las víctimas del conflicto armado, para que se conviertan en empresarios y entiendan que sí se puede salir adelante.

Sus hijos aprendieron con ella y ahora tienen una fábrica de arequipe de sábila que venden en distintas ferias, en las que también participa Ninfa con sus artesanías. Ella las fabrica a mano con su esposo Nirio Cuadra, a quien conoció en un curso que dictó en el municipio Hato Corozal.

Ninfa no tiene límites, quiere seguir creciendo con su familia y ayudar a que otros también progresen. Agradece a la Unidad para las Víctimas por el apoyo recibido y dice con seguridad: “No hay ningún límite para avanzar, lo pasado es pasado, yo tengo una meta y es convertir el problema en fortaleza para visionar un futuro con mis hijos; les digo a las víctimas: podemos salir adelante, luchemos con tenacidad”.