Elena Hinestroza

franja derecha

franja izquierda

demo 

“Estaba en el caño, pero cuando cantaba, iluminaba”: Elena

  • Embedded thumbnail for Elena Hinestroza
  • Embedded thumbnail for Elena Hinestroza
  • Embedded thumbnail for Elena Hinestroza
  • Embedded thumbnail for Elena Hinestroza

“Empecé a componer para hacer más liviana la carga que desde pequeñita me tocó afrontar. Siempre se puede. Hagamos cosas bonitas con lo que sabemos hacer”.

Nada le quita la risa y el canto a Elena Hinestroza Venté. Perdió a sus padres siendo una niña y tuvo que dejar Santa María de Timbiquí, en el Cauca, por problemas con grupos armados. Hoy vive feliz en Cali.

De cada acontecimiento, el que sea, Elena hace una canción; siempre lo hizo, desde la infancia, pero su creatividad se encendió cuando tuvo la oportunidad de acudir a un ensayo del grupo Socavón de Timbiquí, a donde la invitaron para grabar uno de sus temas. “Cuando los oí, se me despejó el mundo”, dice, aunque ya sabía que la música del Pacífico hacía parte de su alma, de lo que ella es en esencia.

“En 2008 salí a un asentamiento y toque fondo, y les dije a mis hijos: no suframos, no lloremos, porque de aquí para abajo no es más, de aquí es para arriba y siempre con la risa y el canto”, cuenta Elena.

Fue una frase premonitoria. En 2016 Elena ganó el premio Estímulos del Ministerio de Cultura y grabó 10 temas de su autoría. Por eso no duda en afirmar: “Uno jamás se debe dar por vencido, yo tuve que dormir en un caño, pero cuando cantaba, iluminaba”.

Elena destaca los espacios que le ha brindado la Unidad para las Víctimas. Cuando empezó a hacer parte de procesos psicosociales lloraba mucho, todas lloraban en los talleres, pero luego, según relata, todo se transformó en más canto, juego y risa, como siempre ha pasado en su vida.

Ella no tiene dudas: “siempre, siempre se puede, hagamos lo que sabemos hacer y cosas buenas”, es la invitación que le hace a otras víctimas del conflicto armado.