El cerebro detrás de la constituyente del 91