Mayo
09
2019

Víctimas y Unidad, una sola voz en la conmemoración del día de las víctimas en Pereira

Con presentaciones culturales y actos simbólicos de resiliencia y perdón, la Unidad para las Víctimas conmemoró, junto a líderes y sobrevivientes en general, el Día Nacional de la Memoria y la Solidaridad con las Víctimas en la capital del departamento de Risaralda.

RISARALDAPEREIRA

Laura Moreno, directora territorial de la Unidad para las Víctimas en el Eje Cafetero, encabezó la conmemoración del Día Nacional de la Memoria Histórica y la Solidaridad con las Víctimas, cuya fecha oficial fue el 9 de abril.

La actividad se llevó a cabo en el Centro Regional de Atención a Víctimas (CRAV), con la presencia de funcionarios de la Personería Municipal y cerca de 150 sobrevivientes presentes en esas instalaciones.

Las actividades culturales, danzas típicas de la Costa Pacífica estuvieron a cargo del grupo folclórico Linaje, integrado en su gran mayoría por jóvenes víctimas del conflicto armado y quienes están dedicados a la promulgación de las artes escénicas en la Perla del Otún.

“Me ha parecido de mucho agrado y muy significativo que hayan tenido a la población víctima joven en cuenta para ser el centro de dichas actividades, ellos nos están dando un gran ejemplo de resiliencia y eso es lo que necesitamos porque ellos son los que nos van a suceder y trabajar por las futuras generaciones”, comentó Katherine Albornoz, líder de víctimas en el territorio.

La Unidad para las Víctimas realizó para esta conmemoración un concurso con los sobrevivientes para que elaboraran dibujos alusivos a esta fecha, los que serán plasmados en un mural que estará ubicado en el Centro Regional de Atención de la capital risaraldense.

“Estamos trabajando de la mano de las víctimas en el territorio, para nosotros significa mucho poder vincularlos a este tipo de procesos y que ellos sean los principales actores de las acciones que encamina la Unidad para reivindicar sus derechos y luchar para que encuentren reparación, verdad, justicia y garantías de no repetición”, argumentó Laura Moreno.

El cierre de la jornada estuvo a cargo de las profesionales psicosociales de la entidad quienes desarrollaron una actividad de reconciliación y reconstrucción del tejido social, partiendo del simbolismo de la luz, que significa para este caso concreto la esperanza y el perdón. “Nos parece un acto muy centrado y acorde a lo que las víctimas necesitamos, es un acercamiento entre la institucionalidad y la población, actos que nos hacen recordar sin dolor y compartiendo una luz de esperanza y paz. Muchos que llegamos al CRAV lo hacemos muy tensos, pero este tipo de actividades nos dan tranquilidad para poder seguir con nuestras vidas adelante”, concluyó Astrid Sabogal, vocera de las víctimas en la capital risaraldense.

Fin/ehb/cmc/lmy