Artículos

Imprimir

Balance positivo del programa Cerrando Brechas para la Atención Humanitaria a Víctimas de Desplazamiento Forzado

Medellín, 10 de octubre del 2013
Este miércoles 9 de octubre, la organización International Relief and Development (IRD), la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas y la Gobernación de Antioquia se reunieron para realizar un balance sobre la implementación del programa “Cerrando Brechas para la Atención a Víctimas de Desplazamiento Forzado” en los municipios de Caucasia, Cáceres, Tarazá, Nechí, El Bagre y Zaragoza, de la subregión del Bajo Cauca antioqueño.

Uno de los principales resultados, que según el estudio comparativo se ha logrado de manera conjunta, es el fortalecimiento del Gobierno Nacional, local y del Ministerio Público en materia de asistencia y reparación a las víctimas.

De acuerdo con Jorge Mario Alzate, director de la Territorial Antioquia de la Unidad para las Víctimas, “ha sido muy importante el rol de la cooperación internacional en términos de fortalecer las capacidades locales y de hacer una intervención articulada con el Gobierno Nacional y departamental en cuanto a la asistencia y reparación de las víctimas”.

En el primer año de intervención, el IRD presentó un balance de los cinco logros más importantes, en el que se destacó el fortalecimiento de la capacidad de los gobiernos locales y del Ministerio Público. Por otra parte, también se apoyó la formulación y los ajustes de 6 Planes de Acción Territorial en Caucasia, Cáceres, El Bagre, Zaragoza, Tarazá y Nechí, y se aprobaron tres Planes de Contingencia en Tarazá, Zaragoza y Nechí y se formuló el de Caucasia.

Igualmente, el estudio destacó la donación de equipos de cómputo a las personerías de Nechí, El Bagre, Zaragoza y Cáceres para la toma de declaraciones en línea.

Otro de los logros del programa fue la satisfacción de las necesidades básicas de las víctimas de desplazamiento forzado por la violencia, para lo que hubo una operación conjunta de atención humanitaria con la Unidad para las Víctimas, las alcaldías de Caucasia y Cáceres y el ICBF. A su vez, se brindó atención humanitaria a 148 familias desplazadas, que corresponden a 650 personas en Caucasia y Cáceres, y se atendieron a 132 familias con acompañamiento psicosocial.

Se realizaron ocho jornadas interinstitucionales en Caucasia, Cáceres, El Bagre, Zaragoza, Tarazá y Nechí, en las que fueron atendidas 4.059 personas. También se vacunaron a 106 niños, entre 0 y 5 años de edad, y se logró que 238 niños asistieran a la escuela.

Otro de los avances fue el fortalecimiento de las organizaciones de víctimas de desplazamiento forzado para la participación efectiva y la realización de 49 talleres con las OVD en los que se trataron temas como la rendición de cuentas, la divulgación del Protocolo de Participación y la participación en diseño del PAT.

La relación con las organizaciones dio otros frutos, ya que se capacitó a 11 cuidadores de El Bagre, Nechí y Caucasia pertenecientes a ocho Organizaciones Defensoras de Víctimas.

Un aspecto valorado en el balance realizado por las entidades fue el tema del alivio del sufrimiento emocional causado por la violencia en el marco del conflicto armado, incluida la violencia de género.

De acuerdo con el director de operaciones del IRD, Juan Pablo Franco, “el IRD está apoyando a la Unidad para las Víctimas en la implementación de los pilotos del programa Entrelazando en las comunidades del Roble, en Caucasia; Juan de la Ostia, en Cáceres, y Las Palmas, en Tarazá. Hay 20 tejedores y tejedoras formados”.

Así mismo, Franco resaltó la importancia de continuar con estos logros para el próximo año, como con la formulación y ajustes de los Planes de Acción y los Planes de Contingencia, con el propósito de mantener una operación conjunta de atención humanitaria y reparación integral a las víctimas.