Dic
06
2018

Avanza ruta de reparación colectiva en Mapiripán, Meta

La Unidad para las Víctimas, el Comité de impulso del sujeto de reparación colectiva y el grupo de tejedores y tejedoras, durante una jornada comunitaria en el municipio de Mapiripán, aprobaron documento de diagnóstico del daño que se constituye en el insumo para la elaboración en la vigencia 2019 del Plan Integral de Reparación Colectiva (PIRC).

METAMAPIRIPÁN

La Unidad para las Víctimas, el comité de impulso del sujeto de reparación colectiva, y el grupo de tejedores y tejedoras, en jornada comunitaria en el municipio de Mapiripán, en el Meta, aprobaron el documento de diagnóstico del daño para sujetos colectivos campesinos, que se constituye en el insumo para la elaboración en la vigencia 2019 del Plan Integral de Reaparición Colectiva (PIRC).

El municipio de Mapiripán fue declarado en 2015 por el Estado como sujeto de reparación colectiva por los hechos violentos que tuvieron que vivir en el marco del conflicto armado sus habitantes.

El director territorial para Meta y Llanos orientales de la Unidad para las Víctimas, Carlos Pardo Alezones, narró como ha sido el proceso que permitió llegar a tan importante avance: “posteriormente en la implementación de una de las fases de la ruta de reparación colectiva se determinó que las afectaciones que configuraron vulneraciones a los derechos humanos no sólo afectaron al grupo inicialmente identificado, sino también a los núcleos poblacionales asentados en zona rural. Es así como se incluye en el proceso a partir de ese momento a 46 veredas y 8 inspecciones”.

El funcionario resaltó que “dentro de las estrategias adelantadas a partir del reconocimiento, está Entrelazando que se convierte en la medida de rehabilitación comunitaria con una duración de tres años, en los cuales se desarrollan las actividades que se establecen en la planeación participativa,  a través de la acción conjunta de la Unidad, las entidades territoriales, los tejedores y tejedoras y las personas de la comunidad, avanzando así en el proceso de reconstrucción del tejido social y la rehabilitación comunitaria”.

Este ejercicio ha contado con el liderazgo de la subdirección de reparación colectiva de la Unidad, y el acompañamiento de la alcaldía municipal, la Defensoría del Pueblo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Agencia de Cooperación Alemana GIZ a través de su programa de apoyo a la construcción de paz (ProPaz), y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).

“En Mapiripán, se encuentran 4.311 personas incluidas en el Registro Único de Víctimas. Es uno de los procesos en el Meta con mayor cantidad poblacional que está avanzando con la finalidad de que sean reparados de manera efectiva en su conjunto. Lo más importante que reconocemos de manera institucional es que con la conformación del comité de impulso, y la elección de los tejedores y tejedoras, empoderamos a los cuidadores históricos de las comunidades, pueblos étnicos y los grupos sociales o políticos. Con ellos y ellas damos significado a las diferentes expresiones del sufrimiento colectivo y la fractura del tejido social, para a partir de esto dar respuestas que busquen la reconstrucción de proyectos de vida con sentido comunitario, para seguir avanzando en cada una de las fases de este proceso de reparación colectiva”, afirmó el director territorial.