Nov
08
2018

Comunidad jiw en Guaviare recibirá ayudas humanitarias

Las ayudas humanitarias se enviaron desde San José del Guaviare a través del río Guaviare y harán un recorrido de 18 horas hasta llegar a Barranco Ceiba, en donde cada una de las 42 familias recibirá dos bultos y tres cajas con alimentos, más un kit de aseo.

GUAVIARESAN JOSÉ DEL GUAVIARE

La Unidad para las Víctimas envió 42 ayudas humanitarias a familias jiw asentadas en el territorio denominado Barranco Ceiba, Guaviare. Esta comunidad hace parte de un proceso de retorno y reubicaciones, que adelanta la entidad para reparar los daños y la pérdida de territorios ancestrales, hechos ocasionados en el marco el conflicto armado.

“Las ayudas humanitarias se enviaron desde San José del Guaviare por vía fluvial a través del río Guaviare y harán un recorrido de 18 horas hasta llegar al territorio que se encuentran ocupando esta familias de manera concertada con el Estado,” manifestó el director territorial para Meta y Llanos orientales, Carlos Pardo Alezones. 

Las ayudas humanitarias son paquetes alimenticios distribuidos en dos bultos y tres cajas, sumado a un kit de aseo para cada familia que habita este asentamiento, que en total cuenta con 153 individuos que integran 42 familias.

Además, se logró gestionar la donación de materiales de construcción con organizaciones de cooperación internacional, como manifestó el director territorial: “gracias al apoyo de la agencia alemana GIZ y a la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), se enviaron 1.200 tejas, caballetes, inmunizantes, pintura, y materiales que les permitirán a estas familias vivir en condiciones dignas, realizando mejoramientos a la infraestructura de las viviendas que están ocupando y que han sido resultado de un enorme esfuerzo institucional, que ha contado incluso con ejercicios de auto construcción para incentivar la preservación de estos bienes”.

Estas acciones que adelanta la entidad, buscan disminuir la vulnerabilidad de la población étnica, garantizando la satisfacción de las necesidades básicas alimentarias y el goce efectivo de sus derechos en cumplimiento de las rutas de atención y reparación integral como pueblos indígenas afectados por el conflicto armado.