Abr
10
2016

Arauca se solidarizó con los sobrevivientes del conflicto armado

Con la presencia de diversos sectores sociales y entidades se llevó a cabo en Arauca la conmemoración del Día Nacional por la Memoria y Solidaridad con las Víctimas, donde se reconoció la importancia del proceso de paz.

ARAUCA

Alrededor de 500 personas, entre víctimas del conflicto armado y representantes de diferentes sectores del gobierno y de la sociedad, asistieron a la conmemoración del 9 de abril, día señalado por el Gobierno para honrar a los más de siete millones de personas afectadas por más de 30 años de violaciones a sus derechos humanos.

La jornada que se dividió en 4 actos -bienvenida en la plazoleta central de la alcaldía, acto simbólico, marcha y cabildo abierto- se distinguió por la tranquilidad y por el apoyo de los diferentes sectores de la sociedad a la causa de las víctimas, al proceso de paz y la no repetición de los hechos victimizantes.

Durante su intervención en el acto ecuménico de bienvenida, el obispo de la arquidiócesis de Arauca, Jaime Muñoz Pedroza, en la que recordó otros hechos históricos cometidos por la barbarie humana como el holocausto de la Segunda Guerra Mundial, reconoció que “reconstruir la vida no se hace en 10 minutos, por lo que se necesita paciencia y tesón”.

Como extraído del mismo público, porque no se encontraban en la mesa que presidía e inauguraba la jornada, un grupo de estudiantes de la Universidad Cooperativa de Colombia, que en sus pancartas reconocían la importancia de escuchar las voces e historias de las víctimas, pidió velar por que estos hechos no se repitieran y expresó su apoyo al proceso de paz.

El acto simbólico que siguió a la bienvenida se caracterizó porque once víctimas sembraron plantas que aludían a los 11 hechos victimizantes sufridos en la región y por la elaboración de un mural en el que las personas escribieron sus opiniones y pensamientos.

Posteriormente, en el cabildo abierto, ante representantes del Ministerio de Defensa, de la gobernación, de la alcaldía, de la Defensoría del Pueblo, de la asamblea departamental y de las fuerzas militares, representantes de la Mesa Departamental de Víctimas expusieron un plan de desarrollo social en materia de vivienda, educación, salud, entre otros asuntos, con especial énfasis en el enfoque étnico y en la atención diferencial a la mujer y a los niños, niñas y adolescentes.

A su turno, el viceministro de Defensa, Aníbal Fernández de Soto, exaltó los actos simbólicos realizados porque mostraban un cambio en el país, con esperanza y futuro.

Ante los hechos de violencia ocurridos recientemente en Arauca, luego de que el año pasado los índices de homicidio bajaran en un 50 y 70 por ciento en el departamento y en el municipio, respectivamente, el viceministro aseguró reunirse con las autoridades militares, policiales, locales y gubernamentales porque “para reparar a las víctimas, para generar un entorno de seguridad, para generar un país de oportunidades y un mejor futuro se necesita que los esfuerzos en materia de seguridad continúen y sean sostenibles”. 

En relación con ese futuro afirmó que son necesarias “acciones que permitan el desarrollo rural, con bienes públicos, con vías, con proyectos productivos que generen las oportunidades que la población de esta región necesita y en particular las víctimas, que es algo que hoy han reclamado y que escuchamos con atención para generar un intervención integral del Estado que permita desarrollar este escenario de posconflicto y de oportunidades, que es en lo que estamos comprometidos”. 

Ante las peticiones de las víctimas, la secretaria de gobierno y alcaldesa (e), Mercedes Rincón, dijo: “Consideramos como gobierno municipal y departamental que estará como prioridad en nuestros planes de desarrollo las solicitudes que las víctimas han hecho en estas mesas de trabajo, acompañados por el Gobierno Nacional, en cabeza del viceministro de Defensa”.    

Añadió también que “queremos inversión social, un gran proceso de restitución de tierras, y estamos apostando a este proceso de paz con las Farc y el Eln, porque este grupo ha afectado mucho al departamento”.

Al final del cabildo el viceministro, reconociendo lo que ha significado el conflicto en Arauca, invitó a que “imaginemos un país diferente, de oportunidades, sin conflicto, en donde la libertad de opinión se respeta, un país que ya estamos empezando a sentir”.